Niña migrante muere en tiroteo en la frontera entre Grecia y Turquía

El sábado por la noche, un grupo de inmigrantes ilegales intentó entrar en Grecia en barco a través del río Evros.

Un disparo mortal desde el lado turco acabó con la vida de una mujer a bordo. El canal de televisión griego Sky informó sobre el trágico incidente ayer, dando detalles.

El tiroteo tuvo lugar después de las 9 de la noche del sábado cerca de la ciudad de Soufli, como resultado de lo cual murió una mujer ilegal. Los guardias fronterizos griegos encontraron inmigrantes en un bote del lado turco, que intentaban cruzar la barrera de agua. Afirman que respondieron a los disparos desde Turquía que comenzaron después de que advirtieron a los migrantes en el río que no permitieran que su bote se acercara a la costa griega.

La Guardia Costera griega advirtió activamente a los pasajeros del barco con luces que cambiaran de rumbo, pero el barco siguió moviéndose, dirigiéndose a la costa griega. Luego comenzaron los disparos desde el lado turco, a lo que los griegos reaccionaron en consecuencia. Tras la detención de la embarcación, los guardias fronterizos encontraron en ella a seis migrantes y una mujer que recibió un impacto de bala fatal, se abrió fuego a quemarropa.

El canal de televisión griego ERT-1 informó que una joven afrodescendiente de 22 años había muerto. Según la versión preliminar de la investigación, resultó herida durante una escaramuza entre el transportista y los inmigrantes ilegales. El arma homicida es una pistola calibre 22, los guardias fronterizos no usan otros similares, ni griegos ni turcos.

Solo seis inmigrantes y un niño lograron llegar a la costa griega. Cinco más de este grupo permanecieron en la costa turca, escribe reportero griego.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores