"Enfrentamientos no infantiles": la madre está dispuesta a pagar para descubrir la verdad

Un adolescente de 15 años está en tratamiento por una lesión cerebral traumática en Gennimatas (Tesalónica). Anoche fue brutalmente golpeado por un grupo de siete, quienes le quitaron su teléfono móvil. El crimen tuvo lugar cerca del Ayuntamiento de Evosmos.

La indignada madre, en conversación con reporteros de GRTimes.gr, dijo que estaba dispuesta a pagar por cualquier información que condujera a la identificación de los responsables. “Mi hijo sobrevivió milagrosamente. ¡Haré todo lo posible para encontrar a estos villanos cobardes! Mi hijo se cayó y siguieron golpeándolo violentamente ”, relata la madre de la víctima.

Impactantes palabras de la madre del estudiante, quien fue atacada en el mismo centro de la ciudad, antes del anochecer. El incidente ocurrió alrededor de las 21:00 horas cuando su hijo se encontraba con un amigo en la plaza Evosmos. “Los muchachos salieron a caminar y, cansados, se detuvieron y se sentaron junto a la iglesia. En ese momento, un grupo de siete personas se acercó a ellos, creyendo que el adolescente los había fotografiado. Los hooligans le ordenaron al tipo: «Vámonos, tenemos que hablar». Y por alguna razón los obedeció.

Cerca del ayuntamiento, el grupo tomó el teléfono del adolescente y, hojeando el archivo, se aseguró de que el niño no hubiera fotografiado a nadie. Sin embargo, los hooligans lo atacaron violentamente y comenzaron a golpearlo. Según la madre de la víctima, al menos cuatro de cada siete personas golpearon a su hijo en la cabeza y el cuello, incluso cuando estaba tendido en el suelo inconsciente. Su hijo tenía moretones en la cara y el cuerpo. Y debido al hecho de que llevaba aparatos ortopédicos, también se lesionaron los labios.

“Quizás lo amenazaron, o quizás simplemente estaba en estado de shock y por eso no llamó inmediatamente a la policía”, explica la madre del niño. Informó que existía información de que los perpetradores eran un grupo de siete personas, se cree que tenían entre 16 y 18 años, y algunas de ellas vivían en la zona de Dendropotamos.

«Mi hijo no provocó a nadie. Es un niño muy tranquilo y amable que nunca causó problemas. Ni siquiera conocía a esos tipos. Solo tenía su teléfono celular en sus manos», dice la Sra. Michelle Cucuyanni, madre de el chico brutalmente golpeado.

Recompensa por información que conduzca a la captura del culpable
En Facebook, la madre publicó una foto correspondiente de su hijo, diciendo que «recompensará a quien vea o sepa algo del incidente».





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores