07.02.2023

Noticias de Atenas

Noticias en español de Grecia

Llamada de atención de GSEE: salario mínimo por debajo del umbral de pobreza

En el último informe de 2022, ΙΝΕ ΓΣΕΕ hace sonar las alarmas sobre una serie de cuestiones, incluido el bajo nivel del salario mínimo en Grecia, al tiempo que subraya también que la protección de los trabajadores en los convenios colectivos es muy limitada.

Indicativo es el hecho de que, según la directiva de la Comisión Europea, Grecia debería aumentar la tasa de cobertura de los convenios colectivos en 54,2 puntos porcentuales, pero en realidad no llega al 35%. Entre otras cosas, el Instituto del Trabajo señala que tras el aumento del salario mínimo en el país en 2022, Grecia ha subido al puesto 11 desde el 16, donde estaba en 2021. Esto es algo positivo, pero el salario mínimo en Grecia sigue estando por debajo de un nivel de vida digno. El motivo es una fuerte caída asociada a la subida de precios, por lo que en 2023 debería haber un nuevo y significativo aumento del salario mínimo.

También señala que la protección de los trabajadores en Grecia por los convenios colectivos de trabajo es muy limitada. Se destaca que en el segundo trimestre, la tasa de ocupación fue la segunda más baja UEy la participación de la mujer en el mercado laboral fue un 22,1% inferior a la media de la Eurozona.

El Informe de mitad de período de 2022 concluye:

«A pesar de la actual crisis energética y la ralentización del crecimiento del PIB mundial, la economía griega parece resistente, manteniendo un fuerte crecimiento del PIB real en la primera mitad de 2022 en comparación con el promedio de la eurozona (8 % y 7,7 % en el primer y segundo trimestre en comparación a 5,5% y 4,3% en promedio para la eurozona, respectivamente). Sin embargo, 2023 es un año de grandes desafíos e incertidumbre para la economía griega, que carece de mecanismos endógenos fuertes para mantener su impulso.

  • El consumo y las exportaciones de servicios siguen siendo los principales determinantes de la actividad económica, ya que aumentaron 3.400 millones de euros y 3.000 millones de euros, respectivamente, en el segundo trimestre de 2022. La inversión total en todos los sectores de la economía se mantiene relativamente estable en un nivel bajo (12 % del PIB en el primer y segundo trimestre de 2022) y muy por debajo del promedio de la eurozona (alrededor de 10 puntos porcentuales del PIB).
  • También preocupa el continuo crecimiento de las importaciones de productos. En el segundo trimestre de 2022, representó el 44,4% del PIB en comparación con el 34,3% del PIB en el mismo trimestre de 2021. Este crecimiento supera al de las exportaciones, dejando a Grecia con un déficit comercial del 6,6 % del PIB en el segundo trimestre de 2022. El déficit comercial, sumado al necesario ajuste fiscal, exacerba la sostenibilidad del crecimiento y la fragilidad económica.
  • A nivel sectorial, el sector de servicios consolidados de comercio, transporte, almacenamiento, alojamiento y restauración es el que mayor aportación ha realizado al valor añadido bruto de la producción (crecimiento anual de unos 4.000 millones de euros en el segundo trimestre de 2022). También se registró un crecimiento limitado en la manufactura, pero su contribución a la producción interna es limitada (5,5 puntos porcentuales del PIB por debajo del promedio de la eurozona). La contribución de las actividades profesionales, científicas y técnicas fue igualmente insignificante. Estas cifras apuntan a la necesidad de una reestructuración industrial para mejorar la sostenibilidad del crecimiento de nuestro país.
  • El sistema fiscal de la economía griega está haciendo frente a las conmociones provocadas por la pandemia y la crisis inflacionaria. Sin embargo, según todas las estimaciones oficiales, el saldo primario del gobierno general tendrá superávit en 2023.
  • El aumento relativamente grande de los impuestos indirectos durante la crisis inflacionaria ha preservado el problema de la no progresividad del sistema tributario del país. En la primera mitad de 2022, Grecia ocupó el tercer lugar entre los estados miembros de la eurozona en términos de la proporción de impuestos directos e indirectos, detrás de Letonia y Portugal.
  • El aumento de la inflación parece haber mejorado la posición financiera del gobierno al influir positivamente en la relación entre los pagos de intereses del gobierno y su ingreso total de impuestos directos, impuestos indirectos y contribuciones sociales. En particular, en el período del 3er trimestre de 2021 al 2do trimestre de 2022, este indicador en nuestro país ascendió a 5,6%, habiendo disminuido 2 puntos porcentuales con respecto al período previo a la pandemia. Al mismo tiempo, la inflación contribuyó, en particular, a una desaceleración del crecimiento de la ratio de deuda pública. Según la Comisión Europea, la deuda pública como porcentaje del PIB será del 171,1 % en 2022 (una disminución de 23,4 puntos porcentuales respecto al año anterior) y del 161,9 % en 2023.
  • Sin embargo, a pesar de esta mejora, se espera que la posición fiscal del gobierno siga siendo relativamente volátil dado, entre otras cosas, el empeoramiento del poder adquisitivo de los hogares, el aumento de las tasas de interés debido a la restricción monetaria internacional y la inestabilidad geopolítica. Se estima que el índice de solvencia del gobierno seguirá siendo muy pontiano en 2022, lo que ejercerá una presión al alza sobre las necesidades de financiación y el stock de deuda pública. Finalmente, según las previsiones de la Comisión Europea, la posición financiera de las administraciones públicas seguirá siendo precaria en 2023-2024, y el ratio de solvencia estará en estatus Ponzi.
  • En este contexto, la gestión fiscal de la crisis inflacionaria debe realizarse con prudencia, priorizando medidas que apoyen las rentas disponibles de los grupos sociales más vulnerables, incrementen los flujos de liquidez en la economía y tengan un alto efecto expansivo en términos de renta y calidad. empleo. Una elección tan difícil es tanto un desafío como una necesidad para asegurar la solvencia del país en el mediano y largo plazo, especialmente en el contexto del deterioro del entorno externo de la economía.
  • En el primer semestre de 2022, la tasa de empleo y la tasa de desempleo mostraron una mejora significativa en comparación con 2021. En el segundo trimestre, la tasa de empleo fue del 60,5% y la tasa de desempleo fue del 12,2%. El mercado laboral ya se ha recuperado del impacto causado por la crisis de la pandemia y no parece verse afectado negativamente por la actual crisis energética y el aumento de la inflación. Sin embargo, sus problemas estructurales persisten.
  • El mayor crecimiento del empleo se observa en el sector de la hostelería, seguido del comercio. En esencia, el sector privado crea empleos en sectores con bajo valor agregado, baja productividad y bajos salarios. El empleo en el sector terciario de la economía se ha recuperado a los niveles de 2008, mientras que el empleo en el sector secundario sigue siendo un 38% inferior al de 2008. Hubo un aumento significativo en la mitad del empleo en el segundo trimestre de 2021 y el primer trimestre de 2022, que se revirtió en el segundo trimestre de 2022. El 50% de los semiempleados quisiera trabajar a tiempo completo pero no ha podido encontrar un trabajo a tiempo completo. La mayor parte del subempleo ocurre a la edad de 30 a 44 años, seguida de 45 a 64 años.

El texto completo del informe se puede encontrar en «>enlace (en griego).



Source link