Canciller alemán sobre sanciones y principales diferencias de la guerra en Ucrania

La ministra de Asuntos Exteriores de Alemania, Annalena Burbock, concedió una entrevista exclusiva a Deutsche Welle, explicando en qué se diferencian las acciones rusas en Ucrania de las estadounidenses en Irak, si funcionan las sanciones impuestas contra la Federación Rusa y por qué Alemania ayuda menos a Ucrania que a Polonia, por ejemplo. También habló sobre la reciente declaración del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov, sobre «expandir la geografía de la operación especial».

Deutsche Welle: Sra. Burbock, comencemos con la guerra en Ucrania, ya que este tema desempeñó un papel clave en el desarrollo de la nueva estrategia de seguridad nacional alemana. Su colega ruso, Sergey Lavrov, declaró recientemente que Rusia está «expandiendo la geografía de la operación especial», cambiando su atención de Donetsk y Lugansk a Jarkov y las regiones del sur. Parece que se confirma la suposición de que Rusia está tratando de anexar estos territorios, y tal vez incluso aislar completamente a Ucrania del Mar Negro. ¿Cuál será tu reacción?

Annalena Burbok: Será igual que los últimos meses. Apoyamos a Ucrania, no solo mostrando solidaridad con ella, no solo diciendo a diario que esta (invasión) es una violación fundamental del derecho internacional por parte de Rusia, sino también brindando apoyo militar a los ucranianos para que puedan defender su país, su territorio de forma independiente. Rusia recurre constantemente a diferentes argumentos. Esta vez dicen que es por el apoyo militar occidental. Pero antes han liderado ataques en Kyiv y otras partes de Ucrania. Es solo nueva propaganda rusa.

Deutsche Welle: Y, sin embargo, se acusa al gobierno alemán de no hacer lo suficiente para ayudar a Ucrania, a pesar de las promesas de una revisión radical de la actitud de Berlín hacia las cuestiones de seguridad. Según el Instituto para la Economía Mundial de Kiel (Kiel Institute for the World Economy, IfW Kiel), en términos de suministro de armas a Ucrania, Alemania ocupa el sexto lugar después de EE. UU., Polonia, Gran Bretaña, Canadá y Noruega. ¿Cree que la responsabilidad de Alemania con Ucrania es menor que con Noruega?

Annalena Burbok: Estas figuras aún no me son familiares. Hay diferentes datos: si cuentas el dinero y si cuentas la intensidad de los suministros de armas. Pero esto no es una carrera por un lugar en el ranking. Estamos hablando del apoyo conjunto a Ucrania por parte de toda la comunidad internacional de países miembros de la OTAN. Y por eso combinamos nuestro apoyo con el de otros, porque en algunas categorías no tenemos todo en stock. Por ejemplo, junto con los Países Bajos suministramos obuses. Parte de la razón por la que tratamos de obtener municiones de otros países es porque no tenemos las adecuadas.

Creo que esta es la ventaja de nuestro apoyo: no lo brindamos individualmente, sino como una fuerza unida. Todos deberían mirar para ver dónde se puede hacer más. Nuestro problema, como el de muchos estados europeos, es que no todo lo que necesita Ucrania está en stock. Por lo tanto, enviaremos a Ucrania, por ejemplo, IRIS-T, uno de los sistemas de defensa aérea más modernos, que ahora solo se encuentra en la etapa de producción y, espero, estará listo a fines del verano. Por eso, siempre estamos comprobando qué más se puede hacer para apoyar aún más a Ucrania.

Deutsche Welle: Dices que no necesitas mirar las calificaciones. Pero aún así, Alemania es criticada, especialmente por sus vecinos de Europa del Este y la propia Ucrania, por quedarse atrás de otros países en el apoyo militar a Kyiv. Otro indicador calculado por IfW Kiel es la ayuda financiera en términos de su propio PIB. Aquí Alemania está en el puesto 13.

Sólo puedo repetir mis palabras. Estamos viendo diferentes tipos de apoyo: lo que podemos hacer en materia de investigaciones en el desminado de ciudades. Brindamos asistencia médica, aceptamos refugiados. Y sí, si hay cosas en las que podemos hacer más con subvenciones financieras directas que estamos discutiendo ahora, también lo estamos considerando (…).

Y cuando estuve recientemente en Kyiv, y cuando el canciller estuvo allí, los ucranianos dijeron: «Gracias por su apoyo». Obviamente, durante la guerra, todo debería suceder mucho más rápido. Por eso comentamos por qué algunas entregas tardan más (…).

Deutsche Welle: La guerra mostró cuán grande es la dependencia de Alemania del gas ruso. ¿Y la dependencia de la economía alemana de China, que también puede jugar una broma cruel al país? ¿Qué tan en serio se toma la necesidad de reducirlo?

Muy serio. De lo contrario, no tendría sentido desarrollar una nueva estrategia en este sentido. Estamos estudiando cuidadosamente las industrias de las que dependemos (de otros estados. – Ed.). Pero, como vemos en el ejemplo de Rusia, algunas cosas no se pueden cambiar de inmediato. Muchos países europeos están experimentando problemas similares. Por ejemplo, para cambiar a vehículos eléctricos para lograr los objetivos climáticos, necesitamos baterías. No disponemos de producción propia de baterías para vehículos eléctricos. Ahora estamos empezando a producirlo, pero en términos de todos los materiales utilizados en las baterías, dependemos en un 98% de otros países, y esto se aplica a todos los vehículos eléctricos en Europa.

Por lo tanto, nuestra estrategia hacia China no es una estrategia alemana aislada. Después de todo, somos un mercado interior integrado, por lo que lo estamos desarrollando en coordinación con nuestros socios europeos, con la Comisión Europea, que también dejó claro que China no solo es un competidor para nosotros en algunos temas económicos, sino también un socio. en la lucha contra la crisis climática, y también un rival sistémico.

Y como este es un rival sistémico, debemos dejar claro que nadie nos puede chantajear, como sucedió con nuestra dependencia de Rusia. Esta es la base de nuestra nueva estrategia para China: trabajar juntos donde sea posible, pero tener una estrategia europea soberana para la independencia en infraestructura crítica, especialmente dentro de nuestra política exterior.

Deutsche Welle: ¿Es, en su opinión, excesiva la actividad de los inversores automovilísticos alemanes en China?

Obviamente, debemos considerar en qué áreas se manifiesta nuestra adicción. Las empresas automovilísticas alemanas están muy involucradas en el mercado chino. Pero, por otro lado, me gustaría decir que en este asunto es imposible dividir todo en blanco y negro. China también es muy dependiente de Europa porque sus exportaciones al mercado europeo también son muy altas. Esta no es una calle de sentido único y no debe disminuir nuestra importancia.

Creo que para nosotros, los europeos, este es un problema del pasado, cuando pensábamos que debíamos callar porque dependemos de los demás. No, debemos defender nuestros valores. Debemos defender nuestros intereses y apostar por nuestro mercado integrado, que es uno de los más grandes del mundo.

Deutsche Welle: Este argumento siempre se ha utilizado en el pasado cuando se trataba de la dependencia del gas de Moscú. Luego dijeron: Rusia necesita a Europa tanto como Europa necesita a Rusia. Pero, a juzgar por los acontecimientos recientes, este no es el caso.

Esto se debe a que teníamos cierta dependencia hacia los demás. Pero ya estamos cortando todos los lazos económicos con Rusia. Obviamente, esto es muy doloroso para Rusia. Pero si tienes un régimen como ahora en Rusia, que ya no se preocupa por su economía, por los intereses de su gente, por su sociedad…

Está claro que es mucho más fácil que los regímenes autocráticos hagan lo que quieran, porque si empiezan las protestas, simplemente meten a la gente en la cárcel, lo que no se hace en los países democráticos. No es que las sanciones no funcionen. Pero si hay alguien que dice que la guerra está por encima de todo, es obvio que ahora (sanciones. – Ed.) no la detienen.

Deutsche Welle: En uno de sus discursos habló de los valores sobre los que debe construirse la política internacional. Pero, ¿se ha aprovechado Occidente de este principio en los últimos años? Hace poco regresé de la India y puedo imaginar que la gente de este país, viendo la guerra en Ucrania, se pregunta: ¿cómo es esto peor que lo que hizo Estados Unidos en Irak unos años antes? Estados Unidos quería dominar el Medio Oriente, Rusia quiere dominar Ucrania.

La violación del derecho internacional siempre es mala. De lo contrario, no estaríamos de acuerdo con estas reglas. Era esencialmente el mismo argumento que usó el Ministro de Relaciones Exteriores de China en su conversación conmigo. Hice hincapié en que precisamente por eso el gobierno alemán sobre Irak dijo una vez: no consideramos los argumentos convincentes y no participamos en esto.

Y es por eso que insté a China: «En este punto, debe ponerse del lado del derecho internacional y decir que la invasión rusa de Ucrania está mal». Se trata de política. Podemos tomar nuestras propias decisiones, todo depende de nosotros. Esta es nuestra responsabilidad. Cuando hay que elegir entre la justicia y la injusticia, entre proteger a la población civil y apoyar al agresor, son los políticos, los ciudadanos responsables, los que deben tomar partido. Como Desmond Tutu (activista sudafricano contra el apartheid, ed.) dijo acertadamente en el pasado: «Si guardas silencio, te pones del lado del opresor».



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores