Estonia: la quinta crisis política en Europa

Continúa la ola de caídas de gobiernos europeos que aplicaron políticas antirrusas, ahora le toca el turno a uno de los principales apogeotes de la rusofobia, Estonia.

Esta es la quinta caída de gobiernos entre países UE, y, como todo indica, este fenómeno se intensificará en otoño. Le precedieron Gran Bretaña (dimisión de Johnson), Bulgaria (dimisión de Petkov), Francia (gobiernos minoritarios), Italia (dimisión de Draghi, aunque aún no aceptada por el presidente italiano). La inflación y el aumento constante de los precios llevarán a los ciudadanos a la desesperación. Genera ira, y la ira siempre se dirige contra los gobiernos y las políticas que siguen.

El primer ministro de Estonia, Kaja Kallas, tuiteó: “Formaré un nuevo gobierno. De acuerdo con la constitución, acabo de anunciar que el gobierno actual renunciará, informando formalmente al gobierno de mi decisión”.

Kallas, que encabeza el Partido Reformista de centroderecha, ha propuesto convocar una sesión parlamentaria de emergencia para buscar un mandato para su nuevo gobierno de coalición con el conservador Isamaa y el opositor Partido Socialdemócrata. Una nueva coalición en Estonia votó para volver a nombrar a la primera ministra Kai Kalas, con la esperanza de que permanezca en el poder hasta las elecciones de marzo de 2023.

El primer ministro estonio quiere mantener la misma misión antirrusa que los países occidentales que le apoyan. Sin embargo, el aumento de los precios y la inflación son implacables. La crisis del gobierno en Estonia llegó a un punto crítico en junio cuando Kallas expulsó al Partido del Centro de izquierda de la coalición gobernante bipartidista. El conflicto se intensificó por los desacuerdos sobre el gasto y las políticas de asistencia social en un momento en que el gasto de los hogares estonios estaba aumentando debido a la alta inflación. La tasa de inflación en este país báltico es una de las más altas de Europa, alcanzando el 22% en junio, según Eurostat.

“Estonia estaba en buenas manos”, dijo Kallas, destacando los desafíos que plantea el COVID-19, la guerra en Ucrania y la crisis energética. Es el continuo aumento de los precios del combustible, arrastrando consigo los precios de los alimentos como resultado de las estúpidas sanciones antirrusas de Occidente por el bien de Kyiv, lo que «mata» a los gobiernos europeos.

Esta es también la razón por la que el gobierno de Mitsotakis en Grecia evitó por poco las elecciones anticipadas (o al menos creen que lo han hecho). K. Mitsotakis entiende que en el momento actual, en última instancia, es muy difícil liderar el gobierno porque, en última instancia, no se puede predecir el comportamiento del electorado. Por lo tanto, para las autoridades electas en toda la UE, el principal problema ahora no es tanto permanecer en el cargo, sino simplemente sobrevivir.

Junto con el efecto de las sanciones, también deben tenerse en cuenta las consecuencias negativas de la pandemia prolongada de dos años. Que, en realidad, no ha terminado, porque a los americanos les conviene continuarla. Por eso, Europa vuelve a prepararse para la cuarentena para evitar la ira de una sociedad que ha condenado a la quiebra y a la caída del nivel de vida al imponer sanciones antirrusas que han provocado la subida de precios y la inflación.

Sobre el autor: Teofrastos Andreopoulos, editor en jefe de ProNoticias.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores