¿Nuestro último verano antes del «invierno ruso»?

«El último verano de Europa antes del invierno ruso». No, esto no es una obra de Chéjov o Tennessee Williams, es politico resumía en el titular el presentimiento de muchos europeos ante la llegada del invierno. Que todos esperamos que sea menos «histórico» de lo que predicen los expertos.

Disfrutemos del sol y del mar este verano, porque estamos esperando el invierno ruso, dice Politico. Las consecuencias de la guerra en Ucrania este próximo invierno se sentirán en todo el continente europeo. Las preocupaciones sobre la inflación, una crisis energética y una recesión ya están ahí, y Putin parece estar listo para continuar usando alimentos, combustible e incluso fertilizantes como “armas” mientras Occidente arma a Ucrania e impone sanciones a Rusia.

“El salvaje invierno ruso detuvo a Napoleón”, recuerda el intelectual y analista Ivan Krastev. “Y en 1941 detuvo a Hitler. ahora una idea [Путина] es hacer que el invierno sea salvaje dentro de Europa”.

Los gobiernos ya están bajo presión por las consecuencias masivas de la inflación y la crisis energética, y mientras continúa la lucha en Ucrania, los analistas predicen que la presión aumentará a medida que los votantes se vuelvan «más pobres y fríos». Los disturbios ya están aquí, y en pleno verano se combinan con el auge del populismo. Tras los problemas que enfrentó Macron en Francia tras los resultados de las elecciones parlamentarias de junio, le tocó el turno a Italia y una nueva crisis de gobierno estalló y continúa tras la dimisión del primer ministro Mario Draghi.

“Un verano sin disturbios gubernamentales en Italia es imposible”, comenta Bloomberg , que cree que si Mario Draghi se va definitivamente y los populistas (Movimiento Cinco Estrellas y Liga Norte) que apoyan a su gobierno (antes o después de las elecciones) ganan la partida, existe el riesgo de que Italia se enfrente al Banco Central Europeo. y provocando una crisis en la eurozona, que será peor que la crisis provocada por el default griego. Los rendimientos de los bonos italianos ya están aumentando, pero los inversores contuvieron la respiración, con la esperanza de que para el próximo miércoles se llegara a un compromiso y Draghi se quedara.

Al mismo tiempo, como se indica Bloomberg en otro artículo, Europa está estancando la ayuda a Ucrania por temor a la escasez de gas doméstico. El gasoducto Nord Stream 1, que lleva gas natural desde Rusia a Europa, ha sido cerrado por mantenimiento programado hasta el 21 de julio, y los países del Viejo Continente ya se preparan para que pueda permanecer cerrado.

Y es que, tal y como apunta la agencia internacional, aunque Ursula von der Leyen prometió a Ucrania 9.000 millones de euros de ayuda en forma de préstamos que se emitirán de forma inmediata, los europeos han logrado hasta ahora acordar una cantidad cercana a los 1.000 millones de euros.

Politico agrega a la complicada ecuación invernal de Europa «un posible aumento de refugiados debido a la crisis alimentaria mundial, el calor y la sequía en las tierras de cultivo de Europa, el riesgo de nuevas infecciones por COVID y la interrupción de las cadenas de suministro». Y es razonable preguntarse cuánto tiempo podrán los gobiernos occidentales mantener su unidad y determinación.

Krastev cree que la presión de los ciudadanos europeos para detener la guerra en Ucrania será mucho mayor. ¿Y hasta qué punto los gobiernos europeos están dispuestos a resistir el «ataque económico» de Putin? El apalancamiento en sus manos es importante, dice Politico, recordando que Rusia es un importante exportador de alimentos, gas natural, petróleo y fertilizantes a Europa.

Los analistas no ven que los precios de la energía o los alimentos caigan antes de finales de 2023. Bueno, se prevé que el «invierno» sea largo. Ya 12 países UE experimentado un cese parcial o total del suministro de gas natural. Alemania se prepara para una «pesadilla política», el ministro de Economía, Robert Habeck, describió la situación, mientras que el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, dijo que el cierre final de los flujos de Putin es «el escenario más probable».

Mientras Alemania se prepara para el racionamiento de energía, las autoridades locales están atenuando las luces por la noche para ahorrar dinero y bajando la temperatura de las piscinas climatizadas al aire libre. Al mismo tiempo, el gobierno está considerando un paquete de rescate para el gigante energético Uniper, el mayor importador de gas natural del país, puesto de rodillas por el juego de tap-off de Putin.

Y todo el mundo está considerando el transporte de gas natural licuado (GNL) como una alternativa, entrando en la competencia mundial antes del invierno. Si Putin efectivamente corta todos los flujos, el primer paso sería llamar a los ciudadanos a reducir el consumo, con interrupciones en el suministro a partir de sectores que no producen bienes esenciales, es decir, principalmente de sectores como la industria automotriz. Es fácil entender lo que esto significará para las economías de países como Alemania, Francia e Italia, que han construido su riqueza sobre las materias primas y los recursos energéticos rusos.

En cuanto a los alimentos, los precios agrícolas han subido un 30% desde que Rusia invadió Ucrania. Si bien la inflación de alimentos y bebidas no alcohólicas fue del 10 % en mayo, según un estudio de mercado de la UE, y los precios más altos de los fertilizantes significan que la producción agrícola disminuirá (porque los agricultores la usarán menos), y la situación ya está preocupando a los expertos en sobre la posibilidad de escasez de alimentos debido a la baja producción. Europa, como exportador de alimentos, está en mejor posición para hacer frente a una crisis de este tipo que África y Oriente Medio, donde los gobiernos dependen más de las importaciones de cereales de Ucrania y Rusia.

La escala antes mencionada de esta gran crisis está acercando cada vez más el peligro de una recesión en Europa, y si el “ataque de Putin” continúa (y ciertamente no terminará pronto), los europeos tendrán que, señala Politico, “viajar menos, comer más económicamente y usar una segunda camiseta en casa en lugar de encender el radiador. Se acerca el invierno ruso, y puede durar mucho tiempo…



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores