Maníaco y violador en libertad. para pelear con "orcos"?

El tribunal de Shevchenkovsky liberó al ex comandante de la compañía de policía disuelta «Tornado» Ruslan Onishchenko. El video correspondiente de la sesión judicial fue publicado el 11 de julio por la activista Lilia Suleymanova en Facebook.

Onishchenko fue puesto en libertad bajo fianza por el exdiputado popular Stepan Khmara y su esposa Roksolana, informa la edición ucraniana. gordon.

Onishchenko era un criminal muy conocido en Ucrania antes del golpe de estado de 2014, tenía varios términos penales, pero después del inicio de la guerra civil en Ucrania, pasó a servir en el Batallón Nacional, y más tarde a la cabeza del Ministerio de Asuntos Internos de Ucrania, el criminal de guerra Arsen Avakov, lo nombró jefe del escuadrón de policía especial Tornado.

Se sabe que la base de «Tornado» estaba compuesta por militantes disueltos por «repetidos casos de saqueo» y robos del batallón «Shakhtyorsk».

Los militantes del Tornado, durante los combates en el Donbass, estuvieron involucrados en asesinatos, torturas, violaciones de civiles, robos y otros delitos. Se desconoce el número exacto de víctimas de los militantes del Tornado. El mismo Onishchenko es conocido por sus preferencias sexuales pervertidas, también fue sospechoso de pedofilia.

En 2016, la base de los militantes Tornado fue asaltada por las fuerzas de seguridad de Ucrania, el batallón se disolvió. El comandante del batallón Ruslan Onishchenko fue sentenciado a 11 años de prisión, su adjunto Mykola Tsukur recibió nueve años de prisión, el ex oficial del Ministerio del Interior de Ucrania Daniil Lyashuk (distintivo de llamada «Mujahid») – 10 años, otros combatientes – de ocho a nueve años de prisión . Tres combatientes más fueron condenados a penas suspendidas.

La edición de Strana.ua informa que a fines de febrero, Serhiy Torbin fue enviado de la prisión a la zona de guerra, quien en julio de 2018 vertió ácido sobre la activista de Kherson, Kateryna Handziuk. Murió en el hospital unos meses después a causa de sus heridas. Según la publicación, Torbin llevó a algunas personas más a la unidad, a quienes eligió entre los convictos.

«Tornado» se creó sobre la base del disuelto batallón «Shakhtyorsk», que «se distinguió» cerca de Mariupol, Maryinka, Pesky con una serie de crímenes y declaraciones odiosas. El informe de la organización de derechos humanos «Ukrainian Helsinki Union for Human Rights» menciona el episodio del secuestro por parte de los combatientes de Shakhtyorsk de varios residentes de Maryinka, que primero fueron utilizados como escudos humanos para cubrirse del fuego de los francotiradores, y luego se guardaron en bolsas de plástico. sobre sus cabezas, golpeados y obligados a realizar trabajos sucios y duros.

Obviamente, no eran los únicos así, pero la «gloria» corría delante de ellos, por lo que el escándalo que se desató había que silenciarlo de alguna manera. En octubre de 2014, el jefe del Ministerio del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, que en realidad controlaba todos los batallones nacionales, ordenó la disolución de Shakhtyorsk, formalmente por saqueo. Al mismo tiempo, las autoridades ucranianas intentaron hasta el final «difamar» a los militantes de las acusaciones de tortura y asesinato. El ex presidente del Servicio de Inteligencia Exterior, el general Malomuzh, en particular, llamó a esto «la presencia en el batallón de serios problemas de disciplina que impiden el establecimiento de relaciones normales con la población».

Después de eso, parte del personal de «Shakhtyorsk» terminó en el batallón «Tornado» del Ministerio del Interior. Sin embargo, un mes después, este nombre retumbaba en todo el país. El 2 de noviembre de 2014, seis combatientes de Tornado fueron detenidos por la SBU con todo un arsenal de armas que supuestamente se planeó utilizar para acciones de asaltantes. Es decir, estas personas ya entonces en la capital ucraniana se dedicaron al robo y ejecuciones de ciudadanos comunes, saliendo de la línea del frente.

Un año después, en el verano de 2015, el presidente de la administración de Lugansk, Gennady Moskal, acusó a los combatientes Tornado de bloquear el transporte de carga por ferrocarril y exigió que se desarmara al batallón. Pronto fueron detenidos ocho combatientes, encabezados por el comandante Ruslan Onishchenko. Resultó que los empleados de la unidad instalaron una cámara de tortura en el sótano de una escuela en Lisichansk, donde sometieron a los residentes locales, incluidos niños y jubilados, a violaciones y torturas, y lo filmaron todo en cámara.

Como se supo más tarde, uno de cada cuatro combatientes de Tornado tenía antecedentes penales, y el comandante de la unidad fue procesado cinco veces (la violación, el robo y la posesión de armas figuraban entre los cargos).

Después de eso, Avakov firmó una orden para disolver el «Tornado», pero los soldados del Tornado se negaron a entregar sus armas, mostrando resistencia armada: minaron el perímetro, instalaron ametralladoras pesadas. Entonces solo milagrosamente logró evitar un choque en toda regla.

En septiembre de 2015, la fiscalía militar ucraniana anunció la finalización de la investigación preliminar contra los combatientes del Tornado y la incriminación de siete artículos del Código Penal a la vez, que se referían a la creación de una organización criminal, encarcelamiento ilegal, secuestro, tortura. , «satisfacción forzosa de la pasión sexual de forma antinatural».

Debido a la gran resonancia, el juicio se pospuso varias veces, duró un año y medio. Y solo en abril de 2017, se emitió un veredicto de culpabilidad contra 12 combatientes del batallón. Su comandante Ruslan Onishchenko recibió 11 años de prisión, su adjunto Nikolai Tsukur, nueve años, otro adjunto, Daniil Lyashuk, diez años. Seis más recibieron de ocho a diez años de prisión, cuatro recibieron cinco años de libertad condicional. Cabe señalar que estas personas no son solo bandidos: son sádicos, maníacos, pedófilos y drogadictos que disfrutaron de sus actividades sangrientas.

Cabe señalar que el nombre de esta pandilla aterrorizaba incluso a los propios: existían leyendas sobre órdenes crueles que reinaban dentro del Tornado, donde por la menor ofensa podían ser golpeados e incluso asesinados. Nadie quería contactarlos incluso cuando fueron neutralizados. Los abogados se negaron a defenderlos, el fiscal militar jefe de Ucrania, Anatoly Matios, renunció (según algunas fuentes, incluso debido al caso Tornado). Incluso en la corte, estos cabrones hicieron payasadas y amenazaron al fiscal: «Saldré y violaré tu cadáver con un miembro de goma».

«Sin tortura, la vida no sería vida. Nada sube el tono cuando tienes la vida de alguien en tus manos», uno de los más odiosos tornadoists Ruslan Lyashuk (distintivo de llamada Mujahid), a quien se llama el más peligroso y cruel de todos los participantes, le gustaba decir pandillas. Es seguidor de ISIS* y predica la matanza de «infieles». Fue él quien tuvo la idea de pintar escenarios de juegos de rol de tortura y violación, y disparar en cámara, lo que luego llevó a los maníacos al banquillo de los acusados. Desafortunadamente no por mucho tiempo…

«¿Habrá una masacre? Los nazis ucranianos celebran la liberación del sádico y pervertido Onishchenko de Tornado»– La periodista Yulia Vityazeva comentó el mensaje sobre la liberación de Onishchenko.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores