Centrales nucleares en Grecia, ser o no ser

Grecia no rechaza las perspectivas de uso de la energía nuclear en el futuro, pero no tiene prisa por construir una central nuclear en su territorio, según un informe del Comité de Energía de la Academia de Ciencias de Atenas, publicado por Kathimerini.

«Perspectivas para el uso generación de energía nuclear”: solo el título en la propuesta del Comité de Energía de la Academia de Atenas puede provocar una reacción, ya que en nuestro país es prácticamente imposible discutir la posibilidad de utilizar la energía nuclear en la discusión pública de las fuentes de energía para satisfacer las necesidades energéticas.

Por ello, no se hizo pública la propuesta correspondiente. “Se necesitó mucho coraje”, admite el académico y presidente del Comité de Energía de la Academia de Atenas Lukas G. Christoforou. Sin embargo, la realidad apremiante configurada por el aumento explosivo del costo de la energía y la creciente importancia de la autonomía energética como factor de poder geopolítico coloca cualquier discusión sobre las perspectivas energéticas en un nuevo contexto. “Si queremos discutir el balance energético de manera integral, debemos discutir todas las fuentes”, dijo el Sr. Christoforou. Al referirse a la posición del comité de energía, destacó que “la opinión de la mayoría de nosotros es que está mal basar el país en dos fuentes para satisfacer las necesidades energéticas. Debe haber alternativas».

Señala que la decisión de hacer pública esta propuesta en este momento se basa en la creencia de que, independientemente de las decisiones finales sobre el balance energético, todas las alternativas deben discutirse cuidadosamente y que debe haber un amplio debate público sobre las ventajas. y contras, mientras que al mismo tiempo se implementa la preparación para que, si en el futuro se piensa en utilizar la energía nuclear, se pueda hacer. En este contexto, afirma que con los datos actuales, tal elección llevará entre 15 y 20 años. Este plazo podrá ser limitado si se encuentran en marcha preparativos, principalmente relacionados con la formación del marco legislativo necesario, que permanecerá inactivo, pero estará listo, y la formación de personal científico especializado.

parámetros principales

El Sr. Christoforou da los siguientes parámetros para la discusión: ninguna discusión sobre energía nuclear puede rechazarse inicialmente si es una opción que ya ha sido o está siendo abordada por varios países vecinos. “Si necesitamos energía nuclear, en lugar de comprársela a Bulgaria, ¿no sería mejor para nosotros tener un reactor moderno, más pequeño y más seguro?” él pide.

En un debate que se reaviva bajo la presión de los datos energéticos, el Comité de Energía de la Academia de Atenas pretende iniciar un diálogo amplio. El Sr. Cristoforou enfatiza que la iniciativa no comienza como una presión o una propuesta para cambiar a la energía nuclear, sino como una indicación de la necesidad de tomar medidas preparatorias para que si tal opción se convierte en una calle de un solo sentido, la activación no tarde mucho. .

El regreso de Europa a la energía nuclear

Chrissa Liaggu

El regreso de la energía nuclear al mix energético europeo es una de las muchas conmociones provocadas por crisis de energía.. Una década después del catastrófico accidente de Fukushima y de la política de retirada de reactores nucleares de Europa, la energía nuclear ha vuelto en forma de «mal necesario» para hacer frente a los altos precios de la electricidad y apoyar sus objetivos de transición energética. La reciente propuesta de la Comisión de incluir condicionalmente, junto con el gas natural y la energía nuclear, en la taxonomía europea, llamándola «inversión verde», testimonia este retorno a la energía nuclear y el ya emergente nivel sociopolítico y de inversión en Europa, desacuerdos sobre esta cuestión y que el hecho de que la energía nuclear represente actualmente el 25% de la electricidad generada en Europa.

Para Grecia, la discusión sobre la inclusión de la energía nuclear en la «combinación de combustibles» para la generación de electricidad sigue siendo «tabú». Dado que las encuestas de opinión internacionales muestran que la opinión pública griega sobre la energía nuclear se encuentra entre las más negativas del mundo, uno puede comprender razonablemente la dificultad de cualquier liderazgo político para iniciar cualquier discusión sobre la inclusión de una alternativa nuclear en la planificación energética nacional. Esta dificultad se pone de manifiesto el pasado mes de diciembre con la mención de Kyriakos Mitsotakis de cooperación con Bulgaria para concluir un acuerdo a largo plazo sobre el suministro de electricidad procedente de la energía nuclear, que estuvo acompañada de garantías de que no hay plantas de energía nuclear en Grecia y nunca las habrá.

El Comité de Energía de la Academia de Atenas, con su propuesta «Perspectivas del uso de la energía nuclear en la estructura de producción de electricidad», rompe el «tabú» y sienta las bases para una discusión que se abrirá en nuestro país, respondiendo a las críticas cuestionamientos planteados por críticos (accidentes, residuos, etc.) y una propuesta para iniciar procedimientos para crear un marco institucional y tecnológico apropiado para que se pueda evaluar responsablemente el desarrollo de los estados vecinos y la preparación del país para cualquier desarrollo futuro. El tiempo de construcción de las centrales nucleares alcanza hoy los 10 años, período que está significativamente limitado por la tecnología de los reactores pequeños.

Válvulas de seguridad

Con respecto a la posibilidad de accidentes con exposición a la radiación, la comisión señala en particular que los accidentes que han ocurrido en el pasado desde entonces han despertado las alarmas tanto entre los servicios de seguridad relevantes como entre los fabricantes: “Las razones de la falla han sido cuidadosamente analizadas y por ahora hay tantas salvaguardas que es seguro decir que el ciclo de fisión nuclear es seguro hoy. Vale la pena mencionar el uso de reactores nucleares en barcos y submarinos durante muchas décadas, sin una sola liberación de radiactividad.

Con respecto a la disposición final de los desechos radiactivos, señala que los productos de fisión altamente radiactivos se «vitrifican», se colocan en contenedores de material no corrosivo, como el acero inoxidable, y se almacenan en formaciones geológicas adecuadas para asegurar su aislamiento de la biosfera. . En cuanto a la proliferación de armas nucleares, señala que las instalaciones están bajo el control de la Agencia Internacional de Energía Atómica, y la práctica ha demostrado que ese control es efectivo.

La energía nuclear en 2018 proporcionó más del 10% de la producción mundial de electricidad, con 441 reactores nucleares en 30 países, con una capacidad total de 400 GW. En los países miembros de la OCDE, su contribución fue del 18%, y en UE – 25%. Francia planea desarrollar seriamente su enorme programa nuclear, el Reino Unido planea aumentar su producción de energía nuclear al 25%, Finlandia aumenta su contribución a la energía nuclear al 60% y su uso crece constantemente en todo el mundo, con alrededor de 52 reactores en construcción.

La reacción de científicos y organizaciones.

georgios lialios

Al mismo tiempo, científicos y organizaciones ambientalistas caracterizan el debate sobre la energía nuclear en nuestro país como ilógica. En su opinión, Grecia debe hacer todo lo posible para promover energía renovablecon los que la energía nuclear es incompatible. Nos recuerdan que nuestro país se opuso a todos los niveles a la construcción de una central nuclear en Akyuyu, Turquía. Profesor de la Universidad de Atenas Kostas Kartalis fue llamado hace diez años para estudiar las consecuencias para Grecia de un accidente nuclear en la entonces proyectada central de Akugu. “La energía nuclear no es lo que necesitamos. Creo que la prioridad para Grecia debería ser la cuádruple conservación de la energía: energías renovables, almacenamiento de energía, interconexiones. “Si trabaja constantemente en esto, no tendrá motivos para involucrarse en la aventura de la energía nuclear”, dijo el Sr. Kartalis. “Además, no tiene sentido, la energía nuclear necesita sin razón una infraestructura significativa y costosa, y un tiempo de desarrollo significativo, ya que el mismo objetivo se puede lograr más rápido y más barato con el desarrollo sostenible de las fuentes de energía renovable. Permítanme recordarles que todos estos años Grecia se opuso a la construcción de una planta de energía nuclear en Akugu al predecir las consecuencias catastróficas que tendría el accidente para la región en general. Para ser honesto, no entiendo el razonamiento de la Academia de Atenas.

“La energía nuclear tiene un costo oculto”, dice Nikos Charalambidis, director de la sucursal griega de Greenpeace. “Esta es, con mucho, la tecnología de generación de energía más costosa si se considera el costo de manejar sus desechos y el costo de administrar la unidad al final de su vida útil. Solo parece barato si «externalizas» ese costo, es decir, haces algo que no existe. Por lo tanto, en términos de costo, la energía solar y eólica son las soluciones más económicas para la producción de energía. En el segundo nivel, la nuclear es incompatible con las URRES, para ser efectivas deben funcionar como sistemas descentralizados: en los techos, en el mar, en las montañas, para que tengas estabilidad en la producción. Por el contrario, las centrales nucleares se basan en unidades centrales que deben funcionar de forma continua, no se “apagan” cuando hay un exceso de energía. Por lo tanto, no pueden funcionar de manera complementaria”.

Además, sigue existiendo la posibilidad de un accidente nuclear catastrófico. “No existe un bloque nuclear seguro», dice Haralambidis. «Chernobyl lo demostró en el pasado y Fukushima recientemente. Permítanme recordarles que un tsunami golpeó la planta de energía nuclear ultramoderna de Fukushima. Al mismo tiempo, ya no puede funcionar, pero tampoco puede apagarse, Japón debe enfriarlo constantemente vertiendo agua radiactiva en el Océano Pacífico, que ahora se puede rastrear hasta California. Consideremos también la posibilidad de un ataque terrorista. En otras palabras, no tenemos ninguna razón para querer involucrarnos en esta historia. Entiendo que hay un círculo de gente que ve todo esto como una oportunidad de negocio, pero no entiendo el meneo del tema por parte de la Academia de Atenas. Si su intención es solo seguir los desarrollos, eso es legítimo. Sin embargo, parece estar haciendo la vista gorda con la energía nuclear, que nada tiene que ver ni con las necesidades energéticas del país ni con la realidad del planeta. Es por eso que la intervención de la academia parece haber ocurrido ayer».



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores