Bandas de delincuentes juveniles aterrorizan a los habitantes de Tesalónica

El gangsterismo desenfrenado entre los menores en Tesalónica es impactante. Grupos organizados de adolescentes aterrorizan a las familias de los habitantes del pueblo, cuyos hijos fueron atacados por monstruos.

Como parte de la investigación de las denuncias de actos delictivos cometidos contra menores de 13 a 15 años (entre junio de 2021 y principios de febrero de 2022 en el área de Tumpa), la policía del departamento de seguridad local abrió un caso contra cuatro griegos de 16 a 17 años. años.

Según la publicación Thestivallos sujetos acusados ​​de violencia, actuando solos y en grupo, acechaban a sus potenciales víctimas en complejos escolares, en cibercafés e incluso en viviendas.

Los delincuentes juveniles chantajearon a los niños directamente (o en línea), en algunos casos exigiendo dinero. Los adolescentes fueron amenazados con el uso de la fuerza física y, en algunos casos, con armas blancas, un cuchillo.

La característica de sus acciones fue infligir daños corporales a sus víctimas en represalia por la falta de pago del dinero requerido. Las víctimas de los bandidos fueron objeto de intimidación y violencia.

En uno de los casos, al ejercer presión psicológica sobre una menor, los muchachos obligaron a la niña a consumir cannabis, por lo que perdió el conocimiento y tuvo relaciones sexuales (en el verano de 2021), que fueron filmadas.

En otro caso, uno de los acusados ​​llevó por la fuerza a un menor al bosque suburbano de Sheikh-Shu y, amenazándolo con el uso de armas, lo persuadió para que actuara de naturaleza sexual.

Los materiales de la causa fueron trasladados a la Fiscalía para profundizar la investigación y sancionar a los responsables.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores