Wu Xinbo: cómo se desarrollará el sistema internacional después del conflicto ruso-ucraniano

El conflicto en Ucrania fue el tercer «golpe» al orden mundial que tomó forma después de la Guerra Fría, escribe «Huanqiu shibao». Según el experto chino, habrá cambios significativos en el sistema comercial y económico del mundo, el sistema de gobernanza global y el sistema de relaciones internacionales.

Las hostilidades entre Rusia y Ucrania, que han causado gran preocupación en la comunidad internacional, se prolongan desde hace más de cien días. No se trata solo de un conflicto entre los dos países, sino también de graves desacuerdos, contradicciones y enfrentamientos en el sistema internacional. Desde el punto de vista de Moscú, uno de los principales objetivos de la operación militar especial es destruir el estatus dominante de Estados Unidos en Europa. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha dejado en claro que todo esto se está haciendo para poner fin al orden mundial dominado por Estados Unidos y para ayudar a construir una comunidad internacional igualitaria. La reacción de Washington y Bruselas tampoco tiene precedentes. Las sanciones que han impuesto no son solo una especie de supresión de una de las partes en el enfrentamiento entre los dos países, sino que también tienen como objetivo acabar con los lazos entre Occidente y Rusia en el comercio, las finanzas, la tecnología y la energía, así como a reconstruir el comercio mundial y el sistema económico y el sistema de gobernanza mundial. Por tanto, tanto Rusia como Estados Unidos persiguen objetivos fundamentales en este conflicto.

Tres golpes al sistema de la posguerra fría

En 1998, Rusia recibió una invitación para unirse al G7 y se convirtió en miembro del G8. En 2001, China se unió a la OMC como resultado de la formación básica del sistema internacional después del final de la Guerra Fría. Rusia y China, los dos principales adversarios de Estados Unidos en la época, se incluyeron en este sistema. Se puede decir que el momento en que Estados Unidos permitió que Beijing y Moscú se unieran al sistema internacional marcó la superación de las diferencias geopolíticas e ideológicas, ya que en ese momento Estados Unidos se enfocó en construir un sistema global inclusivo. Pero durante los siguientes 20 años, la golpearon tres veces.

Primero de los cuales fue la guerra en Irak. Al desatarlo, pasando por alto a la ONU, Estados Unidos obviamente desafió el dominio de la organización en el campo de la seguridad internacional y una serie de normas importantes establecidas por su estatuto. Esto afectó no sólo al sistema de organización, sino también al sistema de los aliados de EE.UU., ya que algunos de ellos, como Francia y Alemania, se oponían enérgicamente a la acción militar en Irak. El primer golpe sólo dañó el sistema internacional, pero no lo destruyó. ¿Por qué no se derrumbó? Existen dos motivos principales para esto. Primero, bajo las circunstancias prevalecientes en ese momento, Estados Unidos tenía una ventaja significativa en fuerza, y la respuesta de la comunidad internacional a las acciones de Washington fue limitada. Aunque muchos países estaban descontentos, no se atrevieron y no pudieron contraatacar a Estados Unidos. Este es el lado malsano del sistema internacional, en el que la hegemonía juega un papel importante. La segunda razón es que Estados Unidos pagó un alto precio en las dos guerras en Irak y Afganistán, después de lo cual se autorregularon. Tras la toma de posesión de Barack Obama, el país se inclinó hacia el multilateralismo.

segundo golpe causada por la administración de Donald Trump. Un aspecto de su influencia en el sistema internacional es el unilateralismo y la «salida del grupo», que ha causado graves daños a muchos mecanismos y normas internacionales. Otra manifestación fue la guerra comercial sin precedentes contra China, que no solo golpeó la cadena de suministro global y la cadena industrial, sino que también destruyó las normas del comercio internacional y el sistema económico. Así, durante la presidencia de Trump se ha producido el daño al sistema internacional, la destrucción de sus reglas y el debilitamiento del orden mundial. Tras la toma de posesión de Joe Biden, por un lado, se restauraron algunos mecanismos multilaterales y el sistema de aliados, pero, por otro lado, se heredaron una serie de prácticas precedentes, especialmente en cuanto a la política con China, la reestructuración del comercio internacional y la economía. y reescribir las normas comerciales y económicas. En este sentido, el daño hecho por Trump al sistema comercial y económico internacional continúa y aumenta.

Finalmente, tercer golpe es el conflicto entre Rusia y Ucrania, y las sanciones de Occidente. Un choque entre dos países, sin sanciones, tiene un impacto limitado en el sistema internacional porque, después de todo, es local. Sin embargo, los numerosos paquetes de medidas contra Rusia no solo tienen un alcance sin precedentes, sino que también socavan gravemente las normas internacionales establecidas. El impacto de estas sanciones en el sistema internacional será enorme y de largo plazo.

Cuatro nuevas tendencias

Actualmente existe una resonancia entre la rivalidad estratégica de Estados Unidos con China y las sanciones impuestas a Rusia. El sistema internacional posterior a la Guerra Fría está tratando de trascender la geopolítica y la ideología. Sin embargo, desde que Donald Trump lanzó una rivalidad estratégica con China, Estados Unidos ha vuelto a llevar la geopolítica y la ideología al frente de su política exterior. Cuando se trata de relaciones con China, Estados Unidos se enfoca más en el llamado «sistema de valores» que en la globalización y los mercados. Debido a esto, la rivalidad estratégica en curso con China y las sanciones contra Rusia están alimentando y acelerando colectivamente cuatro tendencias principales.

En primer lugar, convirtiendo la interdependencia en un «arma». La interdependencia económica se manifiesta en aspectos de mercado, tecnológicos, financieros y otros, y es el resultado de la actividad económica. Pero ahora Occidente lo utiliza como un arma importante contra China, Rusia y algunos otros países (como Irán, Corea del Norte, etc.).

En segundo lugar, seguridad de las relaciones económicas. La lógica de la globalización está basada en el mercado y consiste en organizar la inversión, la producción y las ventas en términos de maximizar los beneficios económicos. Pero hoy, Estados Unidos y algunos países occidentales están prestando cada vez más atención a la seguridad de las relaciones económicas. Independientemente de la tecnología, la inversión o la estructura de la cadena de producción, lo primero que se debe considerar son los llamados problemas de seguridad. La seguridad de las relaciones económicas ha dañado gravemente o incluso inhabilitado la lógica de la globalización.

En tercer lugar, convirtiendo los bienes públicos internacionales en instrumentos. El dólar estadounidense y el sistema de pago internacional basado en dólares se han convertido en bienes públicos internacionales y deberían seguir siendo bienes públicos, pero ahora los Estados Unidos los utilizan cada vez más como una herramienta de política exterior.

Cuatro, la ideologización de las relaciones internacionales o, en términos occidentales, la llamada «orientación de valores». Las relaciones internacionales de hoy se basan cada vez más en un «sistema de valores». Recientemente, Joe Biden visitó Asia para impulsar la estrategia del Indo-Pacífico, y una de las principales banderas en esta fue precisamente el “sistema de valores”.

tres consecuencias

En este contexto, el comercio mundial y el sistema económico, el sistema de gobernanza global y el sistema de relaciones internacionales experimentarán cambios significativos.

En primer lugar, transición de la globalización económica a la consolidación económica. El mundo se está dividiendo gradualmente en diferentes bloques comerciales, tecnológicos y monetarios. Hemos sido testigos de la «dessinificación» de Occidente, especialmente de Estados Unidos, en las cadenas comerciales, tecnológicas, de inversión e industriales, así como de la «desdolarización» de muchos países del mundo en el ámbito monetario. Las sanciones estadounidenses contra Rusia que usa el dólar como «arma» pueden presionarla a corto plazo, pero a largo plazo debilitará el crédito internacional de la moneda estadounidense y alentará a muchos a pensar en reducir su dependencia del dólar estadounidense. .

En segundo lugar, debilitamiento o incluso división del sistema global de gobierno. Por ejemplo, este año Estados Unidos exigió que Rusia se retire de la reunión del G20. Si el G-20 realmente puede desempeñar su papel como plataforma principal para la coordinación macroeconómica en el futuro sigue siendo una pregunta abierta. En las Naciones Unidas, las divisiones entre Rusia y China por un lado y Estados Unidos y sus aliados por el otro son cada vez más evidentes. Este fenómeno se extenderá gradualmente al Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otros mecanismos de gobernanza global. La cooperación en esta área inicialmente va más allá de la geopolítica y la ideología, pero Estados Unidos está incorporando cada vez más estos dos factores a estas plataformas. En el futuro, esto debilitará la función del sistema de gobernanza global e incluso puede conducir a una cierta división del mismo.

En tercer lugar, reorganización de las relaciones internacionales. Es obvio que el juego mundial se desarrolla en torno al conflicto entre Rusia y Ucrania en forma de una resolución de la Asamblea General de la ONU que condena las acciones de Rusia en Ucrania, las sanciones impuestas por los países occidentales contra Rusia y la suspensión de la participación de Rusia en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. , conduce a una escisión en la comunidad internacional . Esto significa que las relaciones internacionales actuales, centradas en la cooperación y la búsqueda de consenso, se debilitan y tienden a dividirse en dos campos opuestos y uno neutral. Los participantes en el campo neutral no quieren tomar partido, se adhieren a un enfoque práctico, centrado en resolver problemas y toman diferentes posiciones sobre diferentes temas.

¿Hasta dónde llegarán estas tendencias? Depende no solo de la actitud de Occidente hacia Rusia, sino de su actitud hacia China. Aunque Rusia quiere acabar con la hegemonía estadounidense, en términos de potencial y orientación política, Rusia juega un papel más destructivo, es decir, debilita el dominio hegemónico de Estados Unidos sobre el sistema. Sin embargo, la construcción de un sistema internacional más equitativo puede depender más de las elecciones y acciones de China y otros países en desarrollo.

Wu Xinbo es el director del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Fudan.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores