Los griegos cambiaron a comida más barata

La tendencia alcista de los precios de los bienes de primera necesidad ha cambiado los hábitos alimentarios de la mayoría de los griegos, que optan cada vez más por alimentos baratos y poco saludables.

Los acontecimientos geopolíticos, la reducción de los ingresos y las presiones inflacionarias, combinados con el aumento de los precios de la energía y el transporte, están provocando que se ajusten aún más el cinturón y empujando a los consumidores a adoptar nuevos hábitos de compra. En este contexto, la gente del país está reduciendo sus gastos, eligiendo menos productos y más baratos.

Una encuesta a nivel nacional realizada por Ierax Analytics entre el 20 y el 26 de mayo de 2022 entre 1.017 personas examina en qué medida el aumento de los precios de los alimentos básicos observado en los últimos seis meses ha afectado los hábitos alimentarios, aumentando el consumo de alimentos poco saludables y baratos.

Como señala a APE-MPE el jefe de Ierax Analytix, Haris Lalatsis, “los aumentos de precios han afectado significativamente los hábitos alimentarios de la mayoría de los encuestados (75%), las personas mayores de 50 años han sido las más afectadas”.

Mayor consumo de alimentos menos saludables.

Según el Sr. Lalatsis, la situación económica del hogar consumidor juega un papel importante en los hábitos alimenticios. En particular, el 41% de los económicamente acomodados no se vio afectado en absoluto por los aumentos de precios.

También es importante el hecho de que el 41% dice que está consumiendo menos alimentos saludables que hace seis meses. Esto indica una gran desviación de los alimentos saludables y frescos (verduras, frutas) según el Sr. Lalatsis. El 16% compra más comida chatarra y por lo tanto consume más calorías vacías que antes.

Cabe señalar que el 66% de los encuestados en los últimos seis meses compra menos alimentos debido a la inflación, lo que se observa principalmente en la categoría de personas mayores de 50 años (75%), mientras que el porcentaje correspondiente de jóvenes de 18 a 30 años es 57%. Al mismo tiempo, la situación financiera juega un papel importante en la cantidad de alimentos que compran los ciudadanos, ya que el 93 % de los que no pueden permitírselo ahora compran menos alimentos. Se nota que ahora compran menos productos frescos que aquellos que se encuentran en una situación económica más próspera.

Además, el 67% de los encuestados, en comparación con la mitad anterior, ahora están más atentos a las etiquetas de precios. Eso sí, con la edad parece que los encuestados lo sienten más. Incluso aquellos que son financieramente prósperos ahora miran los precios más de cerca que antes (75%). Parece haber tenido un gran impacto en aquellos que tienen problemas financieros.

Los griegos cambiaron a productos más «peligrosos» para la salud

No menos importante es el hecho de que el 32% de los encuestados dijo que ahora está menos interesado en la calidad de los alimentos que en los seis meses anteriores. Esto significa que 1/3 se desvía del criterio de calidad de los alimentos y, por lo tanto, cambia a poco saludable (comida chatarra, literalmente comida chatarra, calorías vacías).

“Cuando dos hamburguesas cuestan la mitad que una ensalada con verduras frescas, entendemos qué elegirá el consumidor para “comer, saciar el hambre”, dice el Sr. Lalacis, y agrega: “Las personas con sobrepeso en Estados Unidos no son ricas en absoluto, pero generalmente aquellos que están en los estratos económicos más bajos de la sociedad”.

Un estudio de Ierax Analytics muestra las primeras señales de advertencia de este cambio de alimentos frescos a alimentos poco saludables. “Si bien las frutas y verduras son más asequibles en Grecia, casi la mitad dice que compra alimentos menos saludables que hace seis meses. «¿Cuál será la imagen en un año, si los precios siguen aumentando?» – Dice el experto.

Resumen

2/3 de los consumidores miran más el precio de los productos y desvían su atención de la etiqueta y los ingredientes al costo. Pero al hacerlo, ignoran el bajo valor nutricional de los alimentos que eligen y terminan consumiendo calorías vacías.

“Apuntemos que el 66% ha reducido la cantidad de alimentos que compraba antes. Las personas han restringido su dieta y, por lo tanto, no obtienen las calorías y los nutrientes que necesitan. Desafortunadamente, las consecuencias negativas para el sistema de salud serán visibles en los próximos años”, enfatizó el Sr. Lalatsis.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores