Un abrazo para los niños de Ucrania

La historia de cómo la coordinación de los esfuerzos de las agencias en Atenas y Kyiv culminó con éxito en la remoción de diez niños refugiados.

Poco antes de la medianoche del Viernes Santo, Iraklis Moskov, secretario especial de Grecia para la protección de menores no acompañados, llamó a Sophia Kuvelaki, directora ejecutiva de Home Project, una organización que apoya a niños refugiados no acompañados, para darle la buena noticia. “Recién cruzaron la frontera por el cruce de Promachonas”, le dijo con alivio. Colgó y trató de dormir unas horas más. Sin embargo, el Sr. Moskov no tuvo éxito, porque cada hora el jefe de policía de cada distrito, que acompañaba al autobús con los niños, lo llamaba para informarle sobre el paso del grupo de niños.

A las 5 am, recibió una llamada nuevamente de que el autobús había llegado a su destino final, el dormitorio de Home Project. «Pero no vemos a nadie aquí», respondió con ansiedad. Eventualmente resultó que el autobús había sido estacionado a 100 metros de él porque el camino era angosto y no podía acercarse más. Corrieron hacia allí, el conductor abrió la puerta y los niños bajaron del autobús, uno por uno. Estaban abrumados por el largo viaje, y una de las niñas de cuatro años tropezó, cayó y lloró. Iraklis la abrazó y ella sonrió de inmediato. Fue un momento muy conmovedor para todos: después de dos meses de esfuerzos persistentes, los primeros diez huérfanos de Ucrania llegaron a Grecia y estaban a salvo.

La Sra. Kuvelaki y el Sr. Moskov comenzaron a discutir este tema desde los primeros días después del comienzo de la guerra. Hablaron con la Viceministra de Política de Inmigración, Sophia Wultepsi, y le contaron la información que habían obtenido de la Ucrania devastada por la guerra: “170.000 niños estaban en instituciones o en hogares de guarda y estaban en riesgo. En Grecia, hay 300 vacantes en estructuras de protección infantil. Podemos ayudar y aceptarlos”, le dijeron. La Sra. Woltepsi estuvo de acuerdo y habló con el Primer Ministro. «Por supuesto que deberían venir. Si necesita ayuda, dígame”, le dijo por teléfono. La Sra. Wultepsi transmitió sus palabras al Sr. Moskov y a la Sra. Por supuesto, no podían imaginar lo difícil que sería la tarea. .

Desde el principio, siguieron los procedimientos prescritos basados ​​en el protocolo. En estrecha cooperación con la embajada de Ucrania aquí, estuvieron en contacto con los ministerios y estructuras locales. La Sra. Vultepsi recuerda una de sus primeras reuniones en línea con el Sr. Moskov y dos ministros de protección infantil de Ucrania. Mientras hablaban, de repente sonaron los sonidos de una sirena de ataque aéreo. El lado griego se congeló. «¿Quieres que nos detengamos?» se les preguntó. “No, seguimos como siempre”, respondieron. Agradecieron a los griegos por su interés y hablaron sobre las quejas confirmadas por grandes organizaciones: cómo los niños desaparecen en las áreas ocupadas por los rusos; se cree que están siendo transferidos a Rusia. “Sabemos que será seguro en Grecia, pero no los queremos esparcidos por Europa y fuera de control. Deben estar acompañados por nuestra gente”, les dijeron.

En el menor tiempo posible, se firmó un memorando de cooperación, en el que la parte griega prometía que los niños no serían dados en adopción y que regresarían cuando terminara la guerra. Desde entonces, ha aparecido información tres veces de que llegará un grupo de niños, cada vez diferente. Pero algo sucedió en el último momento y la misión fue cancelada. En plena guerra, con los corredores humanitarios cerrados y sin mecanismos para proteger a los niños, nadie estaba preparado para tomar la decisión de sacar a los niños del país.

A medida que pasaban las semanas, la Sra. Kuvelaki y el Sr. Moskov se dieron cuenta de que tenían que operar fuera del estricto protocolo. Se pusieron en contacto con decenas de personas en Ucrania. Desde el arzobispo de Kyiv hasta Ruslana (una ex ganadora de Eurovisión que asumió el papel de embajadora de protección infantil), así como sus contactos sobre el terreno, que tenían una idea clara de la situación y la necesidad de orfanatos específicos. Así supieron del orfanato desde donde finalmente diez niños llegaron a Grecia: desde un bebé de 10 meses hasta una niña de 17 años que o perdió a sus padres o sus padres perdieron sus derechos antes de que estallara la guerra. . El problema, sin embargo, era que sus tutores debían quedarse con los demás niños de la institución.

Cuando los encontraron, había una llamada telefónica en Grecia que todos estaban esperando. Los niños, les dijeron, deben irse inmediatamente. Era Miércoles Santo y el ministerio comenzó a organizar la evacuación. La idea inicial era ser transportado por vía aérea: el avión se alquiló con la ayuda de una organización internacional para la migración. Sin embargo, el tiempo se acababa y finalmente la persona de contacto de la Sra. Vultepsi en Ucrania dio una solución: el expatriado Pantelis Boumbouras se hizo cargo del transporte de los niños con la ayuda de un autobús y dos conductores que condujeron alternativamente durante 33 horas sin parar.

Conducir

El Jueves Santo se subieron al autobús 16 personas (hijos de educadores también llegaron a Grecia). Cada uno de los huérfanos tenía una pequeña maleta con ropa y una carpeta con su historia. Solo un niño pequeño tenía algunos juguetes con él para poder jugar en el largo viaje. Sabían poco sobre el país que los recibiría. Los empleados del orfanato se saludaron y el autobús se puso en marcha. Ambos países lo observaron ansiosamente durante horas hasta que se alejó de las áreas bombardeadas.

Mientras tanto, el equipo de Home Project tuvo que reorganizar un albergue en el que pudieran quedarse dentro de dos días. Encuentre personal, en su mayoría traductores, ya que ni los niños ni los maestros hablaban inglés, y también haga transferencias internas a los albergues para que las 16 personas de Ucrania puedan alojarse juntas. La propia Sra. Kuvelaki habló con nueve niños que viven en uno de los dormitorios financiados por el gobierno holandés en cooperación con la ONG Movement on the Ground y les explicó que deberían separarse y mudarse a otro dormitorio.

Él estaba muy conmovido por su apoyo. Cuando se fueron, dejaron regalos y tarjetas para los niños. Desde entonces, los visitan con frecuencia, juegan con los más pequeños y comparten sus historias con los mayores. Y sobrevivieron a la guerra y al exilio, y recorrieron el mismo camino peligroso; por supuesto, están completamente solos. Su coexistencia en un entorno tan seguro y solidario sana a todos.

Adaptación

Los niños de Ucrania han estado en Grecia durante un mes. Aunque el año escolar casi ha terminado, la Sra. Kuvelaki habló con el jardín de infancia Moraitis y los dos niños gemelos comenzaron a ir a la escuela allí. Su maestro Clio enseñó a los alumnos de la escuela palabras en ucraniano para saludar a los niños de Ucrania; se han adaptado tan bien que ya están discutiendo si deberían ir acompañados a la escuela. Tres niños más pequeños van al jardín de infancia «Angeloudiya». Por casualidad ya había un niño de Ucrania y su madre se ofreció como voluntaria para ayudar con la traducción. Los ancianos asisten a clases en la escuela ucraniana en el Arca de la Paz, pero también a distancia, que aún funciona en su país, para no perder el año escolar.

Los diez niños participan en todas las actividades del «Proyecto Hogar» junto con otros niños de los dormitorios: los fines de semana, la niña mayor asiste a clases en ACS, los más pequeños juegan en la escuela Moraitis. Día tras día, los residentes del albergue los ven abrirse y hacer nuevos amigos.

Los empleados de Domashniy Proekt a menudo se comunican con el ministerio en Kyiv. Y aunque el enfoque inicial estaba en estos diez niños y la planificación de su regreso a su país en septiembre, la semana pasada fue la primera vez que se discutió la posibilidad de que otros niños vinieran a Grecia.

En la teleconferencia realizada a nivel ministerial, el mensaje fue claro: si los niños no son trasladados inmediatamente de las instituciones, corren el riesgo de perderse…



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores