Todos los días "Calvario": transporte público en Grecia

Se registra una grave escasez de personal e infraestructura logística en el transporte público de Ática.

Esperar un tren durante unos 8 minutos, material rodante sin aire acondicionado y otros inconvenientes parecen haberse convertido ya en algo habitual para ciudadanos y empleados del metro.

A pesar de las promesas de una renovación radical de la flota de autobuses y trenes, y las garantías de contratación adicional de conductores y técnicos, se ha avanzado poco en los últimos tres años. La situación ha provocado retrasos y dificultades tanto para el personal como para cientos de miles de pasajeros que se ven obligados a utilizar su propio transporte, es decir, a rechazar los servicios públicos, escribe dikaiologitika.gr.

El presidente de los empleados de ΣΤΑΣΥ, Sr. Revitis Spyros, detalla los graves problemas que existen hoy en día en el ámbito del transporte público urbano:

Todo comienza con la falta de trenes. No tenemos trenes porque no tenemos repuestos para repararlos. Este es un problema crónico que ha estado ocurriendo durante los últimos 5 años. Esto se debe a que las empresas son propiedad del gobierno y el suministro de repuestos debe realizarse a través de licitaciones internacionales.

Los nuevos empleados se van debido a los bajos salarios. El segundo problema más importante, según el Sr. Revitis, es la reducción de personal: “Tenemos menos 800 personas de la plantilla legalmente aprobada de la empresa. Deberíamos ser 3127, y somos 2300 o menos. Se registran numerosas jubilaciones, así como traslados permanentes y adscripciones. El año pasado se contrataron 80 capataces y 80 conductores, que también empiezan a trabajar y luego se van porque tienen salarios bajos como reclutas (750 euros de media, doce sueldos, sin regalos ni bonificaciones). En unos meses, el gobierno anunciará la apertura de nuevas estaciones. ¿Cómo imaginas que podemos trabajar en esas condiciones?

Los largos retrasos en las rutas, junto con las multitudes, así como el aumento de la temperatura del aire con la llegada del verano, hacen que las condiciones sean aún más difíciles.

“En la línea 1, por falta de trenes, nos vimos obligados a colocar material rodante en los rieles que no estaban equipados con aire acondicionado. Este es un gran problema. La gente, con el aumento de los precios de la gasolina, empezó a utilizar cada vez más el transporte público. Pedimos que se redujeran a la mitad los precios del billete y del abono de metro. Pero… «las cosas siguen ahí». Por lo general, la frecuencia de las rutas debe ser inferior a cuatro minutos, dada la necesidad actual. Pero vemos 7 y 8 minutos. Nuestro sistema tiene la capacidad de poner trenes con más frecuencia que antes. Pero no se está haciendo nada”, concluye el presidente del sindicato de trabajadores del metro.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores