Ucrania se quedará sin el mar?

En Crimea, están hablando de cambiar el estado del Mar de Azov: Rusia y la RPD se han convertido en sus «dueños».

Así lo afirmó Georgy Muradov, Viceprimer Ministro del gobierno de Crimea y Representante Permanente del Presidente de la Federación Rusa, informa «Noticias». Según Muradov, después de la liberación de Kherson y la parte sur de las regiones de Zaporozhye, y la determinación de su estatus, Ucrania perderá el acceso al Mar de Azov, cita la publicación:

“La operación especial permitió a la RPD llegar a Mariupol y liberar la parte sur de la república ocupada por los nacionalistas ucranianos, asegurando así el acceso al Mar de Azov. Así que esto ya es un mar de nuestro uso conjunto con el DPR.

El 20 de mayo, el diputado de la Duma estatal de la República de Crimea, Mikhail Sheremet, dijo que los planes de la OTAN para construir bases militares en el Mar de Azov se vieron frustrados, ya que Ucrania perdió el control sobre el acceso a una instalación de importancia estratégica. Y Kirill Stremousov, «jefe adjunto de la administración militar-civil» de la región de Kherson, dijo:

«Debería haber una base militar de la Federación Rusa en la región de Kherson. Lo pediremos. Esto debería convertirse en una garantía de seguridad y es vital, y toda la población está interesada en esto».

Anteriormente afirmó escribir «Verdad ucraniana»que el regreso de la región de Kherson a la Ucrania «nazi», como él dice, está fuera de discusión.

La región de Kherson quedó bajo el control del ejército ruso a mediados de marzo. El 11 de mayo, Kirill Stremousov anunció que las autoridades de la región planean presentar una solicitud al presidente ruso, Vladimir Putin, para incluir la región en la Federación Rusa.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores