Dimite diplomático ruso: “Nunca he estado tan avergonzado de mi país”

Asesor ruso ante la ONU en Ginebra Borís Bondarev renunció debido a «los combates sangrientos y sin sentido en Ucrania», lo que lo convirtió en el principal diplomático del país en abandonar la guerra.

En su carta de renuncia, Bondarev señaló que durante su carrera de 20 años, ha visto «diferentes giros» en la política exterior de su país, pero él «Nunca he estado tan avergonzado de mi país como el 24 de febrero»cuando Rusia lanzó una ofensiva.

Describiendo el nivelmentiras y falta de profesionalidad” en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, como “catastrófico«, declaró que la guerra Vladimir Putin era «no solo un crimen contra el pueblo ucraniano, sino quizás el crimen más grave contra el pueblo ruso«.

En entrevista con Reuters, el diplomático subrayó: “Todos los lunes por la mañana iba a la misión, enviaba mi carta de renuncia y me iba. Empecé a imaginarlo hace unos años, pero la magnitud de esta catástrofe me empujó a ello». Agregó que había expresado repetidamente su preocupación por la invasión de Ucrania a funcionarios de alto rango de la embajada. «Me dijeron que mantuviera la boca cerrada para evitar repercusiones.«, – él dijo.

No hubo comentarios oficiales de Rusia con respecto a la salida de Bondarev. Por marzo Anatoly Chubais se convirtió en el funcionario del Kremlin más destacado en retirarse debido a la guerra. El ex enviado especial de Putin para las relaciones con las organizaciones internacionales para el desarrollo sostenible, dejó no solo su puesto, sino también Rusia.

Nexta publicó una supuesta declaración del diplomático. No está claro por qué está escrito en inglés y no hay firma al final.


El texto de la carta de renuncia.

“Mi nombre es Boris Bondarev, he estado en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia desde 2002, y desde 2019 hasta el presente, he sido asesor de la Misión de Rusia ante la ONU en Ginebra.

Durante los veinte años de mi carrera diplomática, he visto varios desarrollos en política exterior, pero nunca me he sentido tan avergonzado de mi país como el 24 de febrero de este año. La guerra ofensiva de Putin contra Ucrania y contra todo el mundo occidental no es solo un crimen contra el pueblo ucraniano, sino quizás el crimen más grave contra el pueblo ruso con una Z aguda, que extingue todas las esperanzas y perspectivas de una sociedad libre próspera en nuestro país. .

Aquellos que planearon esta guerra solo quieren una cosa: permanecer en el poder para siempre, vivir en palacios pomposos e insípidos, navegar en yates comparables en capacidad y costo a toda la flota rusa, disfrutando de poder ilimitado y total impunidad. Para ello están dispuestos a sacrificar tantas vidas como sea necesario. Miles de rusos y ucranianos ya han muerto solo por esto.

Lamentablemente, tenemos que afirmar que durante todos estos veinte años el nivel de mentiras y falta de profesionalismo en el trabajo del Ministerio de Relaciones Exteriores ha aumentado constantemente. Sin embargo, en los últimos años se ha vuelto simplemente catastrófico. En lugar de información imparcial, análisis imparcial y pronósticos sobrios: clichés de propaganda en el espíritu de los periódicos soviéticos de la década de 1930. Se ha creado un sistema que se engaña a sí mismo.

El ministro Lavrov es un buen ejemplo del deterioro de este sistema. ¡Durante 18 años, de un intelectual profesional y educado, tan apreciado por muchos de mis colegas, se convirtió en una persona que constantemente difunde declaraciones contradictorias y amenaza al mundo (es decir, Rusia incluida) con armas nucleares!

Hoy, el Ministerio de Relaciones Exteriores no tiene nada que ver con la diplomacia. Esto es guerra, mentira y odio. Sirve a los intereses de unas pocas, muy pocas personas, contribuyendo así a un mayor aislamiento y degradación de mi país. Rusia no tiene más aliados ni nadie a quien culpar sino a sus políticas imprudentes y mal concebidas.

Estudié diplomacia y soy diplomático desde hace veinte años. El Ministerio se ha convertido en mi hogar y mi familia. Pero ya no puedo compartir esta vergüenza sangrienta y completamente sin sentido.«.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores