El fiscal pide la vida, la viuda accede al canje

En Kiev, continúa el primer juicio de un militar ruso acusado de asesinato, durante el cual se declaró culpable y contó cómo sucedió todo.

Shishimarin ruso, sargento de 21 años de la región de Irkutsk, acusado de asesinato residente civil de la región de Sumy. Según él, el 24 de febrero, él, junto con otros soldados rusos, cruzaron la frontera con Ucrania desde la región de Belgorod. El militar-petrolero, supuestamente, no sabía que iba a pelear y tenía raciones secas solo por 3 días.

En la mañana del 28 de febrero, la columna de Shishimarin atravesaba la región de Sumy hacia Rusia para sacar a los heridos, escribe UNIAN. En el área del pueblo de Grinchenkove, fueron atacados por las Fuerzas Armadas de Ucrania, rompiendo la columna. Los rusos se quedaron sin transporte y divididos en varios grupos. En uno de ellos estaba Shishimarin y otros cuatro soldados rusos.

Entre los pueblos de Chupakhovka y Grinchenkovo, notaron a un hombre en un automóvil Volkswagen. Los rusos dispararon contra el auto, pero su dueño logró escapar. Después de dar la vuelta al vehículo confiscado, el grupo se dirigió a la aldea de Chupakhovka, con la intención de llegar a sus tropas. En el pueblo, los militares vieron a un civil hablando por teléfono con Alexander Shelipov, de 62 años. Además, el discurso directo del acusado Shishimarin:

«En el camino, el alférez Makeev (que conducía) vio a un hombre que estaba hablando por teléfono. Makeev dijo que nos entregaría, que estaba llamando a los militares. Y ordenó disparar. Comenzó a decirme en orden. tono de que debía disparar. Y argumentó que no llegaríamos a nuestras tropas, que no pediríamos ayuda, que estábamos en peligro. No vi a la víctima en ese momento. Lo vi solo cuando estábamos con él. lo alcancé, y disparé una ráfaga corta. Por lo tanto, lo maté «.

Durante la investigación, se estableció que el 28 de febrero, en el pueblo de Chupakhivka, región de Sumy, el acusado vio a un residente desarmado caminando con una bicicleta por el borde de la carretera y hablando por teléfono. Realizó varios disparos dirigidos en la cabeza de la víctima de 62 años con un rifle de asalto Kalashnikov. El hombre murió en el acto, a solo unas decenas de metros de su propia casa.

La fiscalía pide cadena perpetua para el militar ruso Vadim Shishimarin, acusado de asesinar a un civil residente en la región de Sumy. En el juicio, se declaró culpable y pidió ser perdonado. Según los mismos artículos, enfrenta una pena de 10 años a cadena perpetua. La viuda del hombre asesinado exige que el ocupante sea condenado a cadena perpetua, sin embargo, afirmó que no le importaría si Shishimarin fuera canjeado por defensores de Azovstal:

«Pero si lo cambian, incluso para nuestros defensores de Mariupol, muchachos, no estaré en contra, estaré a favor».

Shishimarin se convirtió en el primer militar ruso en comparecer ante un tribunal ucraniano por crímenes de guerra. Según UNIAN, el 4 de mayo le dijo a la SBU cómo disparó personalmente contra civiles en la región de Sumy. La agencia señala que esta es una de las primeras confesiones de los invasores rusos, obtenida en el transcurso de un largo y arduo trabajo de los servicios especiales ucranianos.

El 11 de mayo, se presentó una acusación ante el tribunal contra un oficial militar ruso, el comandante del departamento de la unidad militar 32010 «Cuarta División de Tanques Kantemirovskaya de la Región de Moscú», que mató a un civil en la región de Sumy.

En total, la oficina del Fiscal General de Ucrania está preparando casos contra 41 soldados rusos. La lista de crímenes de guerra incluye el asesinato de civiles, el bombardeo de infraestructura civil, violaciones y saqueos. Sin embargo, no especifican cuántos de los acusados ​​están ahora en cautiverio ucraniano.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores