Mitos y verdades sobre la guerra

Yannis Mylopoulos, profesor de la Universidad Aristóteles de Tesalónica, sobre la guerra en Ucrania y lo que esta guerra podría traer a Grecia. Publicación de fecha 9 de marzo de 2022.

Mito 1: La guerra trae justicia

Aquellos que creen que la guerra puede traer justicia de alguna manera están profundamente equivocados. Nadie nunca ha demostrado que tiene razón peleando. Lo único que «premia» la guerra es la ley del más fuerte. Porque el que tiene la verdad nunca gana una guerra. El más fuerte gana.

Por eso, lo mejor que pueden hacer quienes quieren ayudar en la guerra es no enviar armas para fortalecer a los más débiles. Enviar armas solo alimenta la catástrofe. Una catástrofe que finalmente aplastará a los débiles y dará la victoria a los más fuertes. Si alguien quiere prestar un buen servicio en una guerra, elige el camino de las negociaciones y la paz.

La guerra es el mal supremo. Este es el peor de los casos. Porque la guerra es fuego, destrucción y muerte. La paz es aquello que hace justicia y brinda oportunidades para el crecimiento y la prosperidad.

Por eso Heródoto decía que nadie es tan estúpido como para preferir la guerra a la paz. Porque si en tiempos de paz los niños entierran a sus padres, en tiempos de guerra sucede exactamente lo contrario: los padres entierran a sus hijos.

Mito 2: Ucrania tiene razón, Rusia está equivocada

Los antiguos griegos decían: «Μηδενί δίκην δικάσεις πριν αμφοίν μύθον ακούσεις». Esto significa nunca juzgar sin escuchar a ambos lados.

Es un hecho que la guerra ruso-ucraniana fue iniciada por los rusos. Han invadido un país independiente y con su superioridad militar pretenden imponer lo que consideran justo y correcto. Esparciendo fatalidad y muerte por Ucrania.

Obviamente, los rusos se equivocan al invadir Ucrania porque están violando el derecho internacional y los derechos humanos, provocando una gran catástrofe humanitaria.

Pero si escuchamos al otro lado, encontraremos que Ucrania, a pesar de obtener las primeras impresiones como el más débil y víctima de esta guerra, no es una especie de… paloma inocente.

Según los informes, durante años el régimen ucraniano ha utilizado grupos nacionalistas como los llamados Batallones Azov para llevar a cabo una limpieza étnica contra la población de habla rusa del este de Ucrania. Entre las víctimas de estos ataques hay cientos y miles de griegos que viven allí.

La parte rusa ya ha publicado documentos secretos que prueban que la parte ucraniana estaba preparando una intervención en la región oriental del país de habla rusa.

No hay buenos o malos en la guerra. La única opción en la guerra que se sostiene lógicamente es la opción de la paz.

Mito 3: Estados Unidos y la OTAN no son responsables de la guerra en Ucrania

Occidente, Estados Unidos y la OTAN no son del todo inocentes de la sangre de la guerra.

Occidente ha estado rompiendo la promesa hecha a Rusia en 1991 cuando la URSS se derrumbó durante años. De acuerdo con esta promesa, la OTAN no cruzará la frontera del Elba en Polonia y no se moverá amenazadoramente hacia áreas vecinas a Rusia.

Una simple mirada al mapa de los países miembros de la OTAN antes y después de 1991 muestra la política expansionista y al mismo tiempo amenazante de Rusia de Occidente. La perspectiva de que Ucrania se uniera a la OTAN fue solo la última gota que desbordó el vaso.

Pero la mayor responsabilidad de Estados Unidos en esta guerra es que en lugar de intentar integrar a Rusia en una alianza de paz desde 1991 hasta hoy, han tratado de aislarla del resto de Occidente asediándola con tecnología de la OTAN.

Entonces, si Rusia es el órgano ejecutivo de esta guerra, los EE. UU. y la alianza de la OTAN son los responsables de iniciarla.

En cuanto a Ucrania, es un país débil que, como sucede a menudo, está pagando el precio de estar atrapado entre dos bandos opuestos.

Mito 4: El gobierno griego, como miembro de la alianza de la OTAN, hizo lo correcto al enviar ayuda militar a Ucrania.

En la guerra, la mejor opción es invertir en diplomacia y paz.

Los turcos, aunque son miembros de la OTAN, lo reconocieron desde el principio y, desempeñando el papel de pacificadores, se fortalecen geoestratégicamente y mejoran su posición a nivel internacional, recibiendo elogios tanto de EE. UU. como de Rusia.

Por el contrario, la parte griega, por decisión personal del primer ministro, que no pidió y, por lo tanto, no recibió el consentimiento ni siquiera del ministro de asuntos exteriores del gobierno, y que no se discutió ni en el parlamento ni en el consejo de líderes políticos bajo el presidente de la república, aparentemente eligió un camino fenomenalmente fácil al elegir a uno de los dos lados como enemigo, fortaleciendo militarmente a Ucrania.

Pero enviar ayuda militar a la guerra significa participar. Como resultado, Grecia se convirtió voluntariamente en parte del problema de la guerra.

Mito 5: La doctrina “Pertenecemos a Occidente” nos obliga a enviar ayuda militar a Ucrania.

Este mito se disipa con la posición de nuestros otros aliados, tanto en Europa como en la OTAN.

El hecho de que seamos miembros de la Unión Europea no nos obliga a enviar ayuda militar a Ucrania. Así lo confirma la posición de la mayoría de los países europeos, a saber, 17 de 27 países UEque optó por no intervenir desde un punto de vista militar*.

Además, el hecho de que seamos miembros de la OTAN no nos obliga a enviar ayuda militar. Así lo confirma la posición de la mayoría de los 37 países de la OTAN, que optaron por no entrar en guerra en el contexto del suministro de armas*.

Verdad 1: Grecia debería haber seguido siendo parte de la solución, no parte del problema de la guerra.

En otras palabras, Grecia debería haber insistido en enviar ayuda humanitaria a Ucrania desde el principio. Medicinas, alimentos, ropa, mantas y todo lo demás que necesita el pueblo ucraniano afectado, nuestro país tuvo que proporcionar generosamente.

Pero no la asistencia militar, porque alimenta aún más el horror de la guerra, que deberíamos haber declarado desde el principio que estamos en contra, trabajando por la paz.

Verdad 2: Grecia, en virtud de su historia y posición geoestratégica, debe insistir en la doctrina de una política exterior multifacética que la convierta en una fuerza del lado del mundo.

El rechazo de la doctrina de una política exterior de múltiples vectores, a la que Grecia se ha adherido hasta el día de hoy, y la elección espontánea del papel de «puesto avanzado de Occidente» solo traerá problemas.

Porque esta doctrina significa que seremos nosotros los que seremos debilitados geoestratégicamente en la región más amplia. Perderemos amigos tradicionales, históricamente útiles e importantes en el contexto del conflicto greco-turco, y seremos los primeros en sufrir las consecuencias de nuestra temeraria elección.

Las relaciones tradicionalmente amistosas que todos los gobiernos griegos han mantenido con Rusia hasta ahora solo han beneficiado a nuestro país.

La pérdida de cientos de miles de turistas rusos este verano, que Rusia anunció que irían a Turquía y Egipto por no enviar ayuda militar a Ucrania, huele a represalia en forma de consecuencias financieras por nuestra participación en la guerra.

A esto le sigue una agudización de la crisis energética después de nuestra enorme dependencia del gas natural importado de Rusia, como resultado de la política energética griega que abandonó el lignito por la fuerza y ​​​​a toda prisa. Una política que debemos cambiar ahora si queremos fortalecer nuestra autonomía energética y reducir nuestra dependencia del gas natural importado de la zona de guerra.

Lamentablemente, hasta el momento todo indica que las consecuencias de la súbita decisión unilateral del gobierno y el cambio temerario en la doctrina de nuestra política exterior pondrán a nuestro país en una posición muy difícil en los próximos años.

Yiannis Mylopoulos, profesor de la Universidad Aristóteles de Tesalónica

Traducción de Elena Tokarenko

Zinc

La opinión del autor puede no coincidir con la opinión de los editores



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores