Modificación del Tratado de la Unión Europea – "detrás" y "contra"

Los llamados de varios líderes de los estados miembros de la UE para cambiar el Tratado de la Unión Europea provocaron una reacción mixta.

Definitivamente a favor de la jefa de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, el primer ministro italiano Mario Draghi, el presidente francés Emmanuel Macron, la presidenta del Parlamento Europeo Roberta Mezola.

«Si se requiere tomar un camino que conduzca a una revisión de las disposiciones del Tratado, entonces debe tomarse con valentía y confianza». (Mario Draghi).

Según los partidarios de la iniciativa, la revisión de algunas disposiciones del documento hará más transparente el trabajo de Bruselas. Pero el argumento principal es que los cambios propuestos pueden hacer que el proceso de toma de decisiones sea más flexible y eficiente. Y esto es especialmente importante en situaciones de crisis como, por ejemplo, la pandemia de coronavirus o la guerra en Ucrania.

Se están llevando a cabo debates activos sobre el principio de unanimidad en la votación en el Consejo UE. De hecho, ahora, para resolver cuestiones clave relacionadas con las finanzas, la resolución de problemas internacionales, la política, la expansión del bloque, la justicia y la seguridad, se requiere el consentimiento obligatorio de los 27 países de la UE. Además, cada uno de ellos tiene derecho de veto.

Esto, según los críticos, frena la reacción de los líderes comunitarios. En 2020, por ejemplo, Polonia y Hungría amenazaron con vetar una propuesta de presupuesto plurianual de la UE. Expresaron su descontento con la creación de un mecanismo paneuropeo para monitorear el cumplimiento del estado de derecho. Como resultado, los líderes de los países tuvieron que hacer esfuerzos para suavizar las esquinas agudas y abandonar algunos de los elementos planificados, solo después de que se aprobó el presupuesto.

«Tenemos que buscar las soluciones más directas, ya sea yendo a los límites y el alcance del Tratado, o enmendándolo si es necesario». (Úrsula von der Leyen).

Los cambios en los tratados de la UE podrían permitir que el Parlamento Europeo tome la iniciativa en la legislación, que actualmente es prerrogativa de la Comisión Europea, explica euronoticias.

Sin embargo, al menos 13 países miembros se opusieron a la revisión del tratado. Dijeron que estas medidas son «prematuras», porque de ellas «la energía política no se dirigirá en absoluto a resolver las tareas importantes» que se delinearon en la conferencia sobre el futuro de Europa.

«Ante lo que está pasando, tendremos que hacer reformas. Quiero dejar claro que uno de sus puntos debe ser la convocatoria de una Comisión para la revisión de los tratados. Esta es una propuesta del Parlamento Europeo, que apruebo” (Emmanuel Macron).

Lleva años negociar y discutir enmiendas al tratado; este es un proceso bastante laborioso que requiere la aprobación de todos los países del bloque. En algunos estados, la decisión del parlamento es suficiente, en otros, el electorado decide. Por ejemplo, el Tratado de Lisboa tomó alrededor de 8 años: se comenzó a trabajar en él en 2001, el texto final se aprobó a fines de 2007 y las innovaciones entraron en vigor dos años después.

Referencia. El Tratado de Lisboa es un tratado internacional firmado en la cumbre de la UE el 13 de diciembre de 2007 en Jerónimos en Lisboa. Se le pide que reemplace la Constitución de la UE que aún no ha entrado en vigor y que modifique los acuerdos existentes sobre la Unión Europea para reformar el sistema de gobierno de la UE.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores