Informe de la OSCE sobre los crímenes de guerra en Ucrania

Un extenso informe de 108 páginas de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) registra violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra durante la «operación especial» de Rusia en Ucrania. Abarca el período del 24 de febrero al 1 de abril. Principales conclusiones.

La idea principal del documento, que la organización llama preliminar, es que las acciones de las tropas rusas en Ucrania entran en la definición de crímenes de lesa humanidad. Sin embargo, también se mencionan violaciones por parte de Ucrania. Cabe señalar de inmediato que los representantes rusos en la OSCE se negaron a participar en la redacción del informe y fueron criticados tras su publicación el 13 de abril. Así, las principales conclusiones de la misión se exponen en el informe.

Tropas rusas y Mariupol

Los relatores de la OSCE señalaron «violaciones repetidamente documentadas» del derecho internacional humanitario por parte de Rusia durante el conflicto: «asesinatos premeditados, desapariciones forzadas o secuestros de civiles, incluidos periodistas y funcionarios locales».

La organización cree que si Rusia cumpliera con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario, «el número de civiles muertos y heridos sería mucho menor», considerando este aspecto en el ejemplo del asedio a la ciudad portuaria de Mariupol. La OSCE concluyó que fueron los militares rusos los responsables del bombardeo del hospital de maternidad No. 3 y el Teatro Dramático, calificando el bombardeo de este último, donde murieron unas 300 personas, como una «violación flagrante».

Como se sabe, Rusia niega cualquier participación en estos hechos. En el caso del teatro, la organización se basó en información de los medios y fuentes ucranianas, gubernamentales y no gubernamentales. La Misión de la OSCE, al igual que otras organizaciones internacionales, no estuvo presente en Mariupol e investigó el tema de forma remota.

El informe de la organización señaló que las tropas rusas están realizando hostilidades indiscriminadamente, sin observar el principio de «proporcionalidad» y las medidas de precaución en relación con «objetos especialmente protegidos, como hospitales»:

«Está claro que decenas de miles de propiedades han sido dañadas o destruidas, con consecuencias directas e indirectas catastróficas para la población civil».

Los expertos de la organización señalan ataques a gran escala contra viviendas particulares, edificios residenciales de varias plantas, hospitales, monumentos culturales, escuelas, infraestructuras de suministro de agua y electricidad, que provocaron daños importantes o la destrucción total:

«Si las fuerzas de la Federación Rusa observaran las normas del derecho humanitario, estas destrucciones podrían haberse evitado».

Los autores del informe señalan evidencia fehaciente del uso de la tortura durante el enfrentamiento militar:

«Se han producido violaciones tanto en el lado ucraniano como en el ruso. Sin embargo, las violaciones cometidas por la Federación Rusa son mucho más grandes y de naturaleza más significativa».

En Rusia, como saben, reaccionaron negativamente a las acusaciones sobre Mariupol. La defensora del pueblo Tatyana Moskalkova afirma: «El ejército ucraniano evacuó el hospital de maternidad de Mariupol y en su lugar se equiparon los puntos de tiro del regimiento Azov. En relación con el teatro dramático, afirmó que el 12 y 13 de marzo apareció información en las redes sociales que los “provocadores” planean volar el edificio y culpar a Rusia.

Gestión de los territorios ocupados

El informe de la OSCE señala que los territorios ocupados de Donbass y otras partes de Ucrania se gobiernan de manera diferente. Por ejemplo, en las ciudades capturadas de las regiones de Donetsk y Lugansk, se establece el poder de «DNR» y «LNR», en otras regiones, directamente a Rusia. En este último, se han establecido «oficinas de mando», una especie de análogo de las administraciones civiles y militares. Hay toque de queda, está prohibida la circulación civil de armas, no se permiten reuniones públicas, la recopilación de información sobre las tropas.

En este contexto, la vida pública todavía está regulada por la ley ucraniana, y los municipios ucranianos existentes a veces continúan funcionando «con poca interacción con las fuerzas rusas».

En algunos asentamientos, Rusia está tratando de reemplazar la moneda ucraniana con la suya propia: rublos. Se violan los derechos humanos en relación con acciones pacíficas, por ejemplo, la dispersión de una manifestación pro-ucraniana en Skadovsk, región de Kherson, con el uso de armas de fuego. En la manifestación en Kherson, las autoridades de ocupación actuaron de manera similar: lanzaron granadas de aturdimiento y dispararon contra los participantes de la manifestación pro-ucraniana.

En algunas localidades, los líderes ucranianos locales están siendo reemplazados. Por ejemplo, en Melitopol, donde el alcalde de la ciudad, Ivan Fedorov, fue secuestrado y luego devuelto a cambio. La OSCE recuerda las normas de las leyes internacionales que obligan a los ocupantes a no cambiar las autoridades municipales.

El alcalde de Kherson confirmó que la administración está tratando de recoger los cadáveres y restablecer el suministro de gas, electricidad, agua y calefacción. En Skadovsk, el alcalde señaló que los servicios públicos funcionan, pero hay problemas con los saqueos y la falta de pago de las pensiones. La OSCE señala que no tiene información sobre el incumplimiento de Rusia, como parte ocupante, de sus obligaciones de mantener el orden público y la vida civil.

Tratamiento de los presos

Dando a entender suavemente que las bajas enemigas se están inflando enormemente, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa informa que, según los expertos, el número de prisioneros «parece relativamente bajo en comparación con el número de bajas» declarado por las partes en conflicto.

Ambos países ahora reclaman aproximadamente el mismo número de muertos en los ejércitos del enemigo: unas 20 mil personas. Es cierto que las cifras dadas en el informe sobre los prisioneros son relevantes a fines de marzo, ahora ya están desactualizadas, incluso debido a los intercambios. Sin embargo, en cualquier caso, ascendieron a aproximadamente 250-500 prisioneros de ambos lados. (Rusia declaró que más de mil soldados de las Fuerzas Armadas de Ucrania se rindieron recientemente en Mariupol, la parte ucraniana categóricamente no confirma esta información en términos de número).

La OSCE llama la atención sobre el hecho de que Ucrania y Rusia no permitieron a la Cruz Roja a los prisioneros, pero declararon su disposición a cumplir con la Convención de Ginebra. Las negociaciones entre la Cruz Roja y ambas partes continúan:

«Al no permitir que el CICR visitara a los prisioneros de guerra durante un mes, tanto Rusia como Ucrania violaron el derecho internacional humanitario».

Sin embargo, ambos bandos han comenzado a proporcionar los nombres de sus prisioneros de guerra, y la Cruz Roja se los pasa al bando contrario e informa a las familias. La OSCE señala que Ucrania a menudo procesa a los prisioneros de la DPR y LPR bajo el artículo «traición». Pero la organización no considera que esto sea una violación de los derechos, ya que estamos hablando de ciudadanos de Ucrania.

Al mismo tiempo, la OSCE criticó el servicio ucraniano «Busca el tuyo» para buscar soldados del ejército ruso capturados o muertos, para que las familias de los prisioneros de guerra pudieran recibir noticias sobre sus familiares. En la plataforma, las autoridades ucranianas publicaron cientos de fotos y videos de soldados rusos capturados, a menudo con sus pasaportes y documentos. Los expertos en organización señalan:

«Esta no es la forma en que las familias y las autoridades de las que dependen deben ser informadas sobre el destino de los prisioneros de guerra. Y esto los expone a la curiosidad pública, lo cual es contrario al derecho internacional humanitario. Algunos soldados tienen los ojos vendados, amordazados o enmascarados». Esta violación se vio exacerbada por publicaciones con capturas de pantalla de la correspondencia de los soldados rusos capturados con sus familias y amigos que aparecieron en Internet y atrajeron a los prisioneros de guerra en una conferencia de prensa para discutir su papel en la invasión. Esto podría poner en peligro a los soldados y sus familias. familias».

Los videos en los que «los prisioneros de guerra rusos son interrogados y obligados a disculparse con el pueblo ucraniano, glorifican a las fuerzas armadas ucranianas, denigran su mando o piden a los familiares que pongan fin a la guerra» también se señalan como una violación de los derechos humanos. El derecho internacional establece que los prisioneros de guerra solo están obligados a proporcionar información personal básica. Otra violación importante son las declaraciones de Ucrania de que los prisioneros de guerra se verán obligados a «reconstruir el país»:

«Esto puede significar que no serán repatriados al final de las hostilidades activas, como exige el derecho internacional humanitario».

Del lado ruso, hay numerosos informes de grabaciones de video de insultos e intimidación de prisioneros de guerra ucranianos después de su captura. Hay un video de interrogatorios a prisioneros de guerra, donde:

«Se vieron obligados a denigrar al ejército ucraniano, cantar canciones alabando al ejército ruso, pedir al gobierno ucraniano que iniciara conversaciones de paz con la Federación Rusa y pedir a los soldados ucranianos que depongan las armas. Algunos mostraban signos de hematomas».

Al mismo tiempo, la Federación Rusa garantizó oficialmente el trato adecuado de los «militares ucranianos» y su libertad condicional. Pero, hicieron una excepción para los «nacionalistas», lo que, según la OSCE, es una violación.

Detenciones de civiles en Ucrania

“La misión registró una gran cantidad de informes y videos de civiles que son considerados ladrones, contrabandistas, simpatizantes de los sentimientos pro-rusos o violadores del toque de queda. Son golpeados en territorio controlado por el gobierno de Ucrania”.

La OSCE afirma que la misión tiene conocimiento de más de 45 casos de malos tratos por parte de la policía, las fuerzas de defensa y los voluntarios. Se han registrado casos de arresto por parte de las autoridades ucranianas de unas 300 personas sospechosas de complicidad con Rusia. En tres de estos casos, los detenidos afirmaron que no fueron informados de la detención oficial y que sus familiares no fueron informados de su destino.

De igual forma, hubo detenciones de civiles en el territorio controlado por Rusia. El informe dice:

«La misión recibió varios informes creíbles de que el ejército ruso arrestó a civiles, incluidos periodistas, sin ningún procedimiento y los sometió a malos tratos utilizando métodos que equivalen a tortura. Esto constituye un crimen de guerra».

Uno de estos casos ha sido confirmado por Reporteros sin Fronteras. Se trata de un intérprete y corresponsal ucraniano de Radio Francia que fue capturado por tropas rusas el 5 de marzo en el centro de Ucrania y estuvo cautivo durante nueve días. Abandonado en un sótano frío, fue golpeado con barras de hierro y culatas de fusiles, torturado con electricidad, privado de alimentos durante 48 horas y sometido a un simulacro de ejecución, señala el informe de la OSCE.

Distribución de armas

La organización condenó la práctica de distribuir ametralladoras para la defensa territorial, que se practicaba al inicio de las hostilidades, pero solo en parte:

«La inclusión de tales personas en las fuerzas armadas de Ucrania es legal de conformidad con el derecho internacional humanitario. De lo contrario (si no están incluidas en las fuerzas ucranianas), la distribución de armas a los civiles los convierte en objetivos legítimos de ataques, sin otorgarles los privilegios del personal militar».

Una reserva hecha por expertos: tales destacamentos elementales reciben el estatus de participantes en la guerra si el enemigo se acerca, y simplemente no hay tiempo para registrar personas en el ejército:

“Sin embargo, cuando las autoridades ucranianas pidieron a los civiles que prepararan cócteles Molotov para luchar contra los ocupantes rusos, no se puede considerar que tales civiles tomaron las armas “espontáneamente”, “sin haber tenido tiempo de formar formaciones armadas regulares”.

Violación y trata de personas

Vale la pena señalar que, dado el período que cubre el informe, los eventos en Bucha no se consideran en él. Sin embargo, los autores señalan que ha habido un aumento de la violencia de género desde el comienzo del conflicto en Ucrania. El ministro de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, y la diputada ucraniana, Lesya Vasilenko, han presentado denuncias de violación y otras formas de violencia sexual contra las fuerzas rusas.

Uno de los incidentes tuvo lugar en el pueblo de Brovary, cerca de Kiev, donde un soldado ruso borracho supuestamente irrumpió en una casa privada, mató al dueño y luego violó a su esposa varias veces en presencia de su hijo pequeño. La parte ucraniana también informó sobre violaciones en grupo cometidas por militares rusos en muchas otras regiones de Ucrania. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa pide que se investigue este y otros casos similares.

Las mujeres también han sufrido desplazamientos masivos. Las organizaciones internacionales advierten que los traficantes están abusando de mujeres solteras y niñas para la prostitución, la esclavitud o el trabajo forzado. Las mujeres y las niñas que se desplazan o se encuentran en refugios temporales también son propensas a convertirse en víctimas de la violencia de género.

Las mujeres que permanecen en Ucrania también se encuentran a menudo en una situación difícil. La falta de acceso a los servicios sociales, incluidas las escuelas, y las redes comunitarias interrumpidas han aumentado la carga sobre las mujeres locales que son responsables del cuidado de los niños, los discapacitados y los ancianos de la familia. El Fondo de Población de las Naciones Unidas estima que unas 80.000 mujeres en Ucrania darán a luz en los próximos tres meses. Al mismo tiempo, muchos de ellos se encuentran en condiciones inadecuadas, ya que los centros de salud en Ucrania se vuelven inaccesibles, escribe el periódico. «El país».



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores