Grecia es un «paraíso» lleno de nuevas sorpresas


Estudios recientes realizados por biólogos y botánicos destacan la necesidad de medidas de protección para la vida silvestre de Grecia, ya que la biodiversidad del país está amenazada.

No es que sea un secreto, pero Grecia es de hecho un paraíso de biodiversidad, y gracias a los esfuerzos sistemáticos de científicos individuales y organizaciones científicas, este paraíso continúa trayendo nuevas sorpresas.

Los científicos están constantemente descubriendo nuevas especies endémicas y datos sobre la flora y la fauna de un país, agregando constantemente nuevas piezas al rompecabezas gigante de las interacciones ecológicas que sabemos que es un proceso natural.

Los resultados de tres proyectos de investigación de este tipo se presentaron recientemente al Comité Parlamentario de Protección Ambiental.

El primero se refiere a un estudio de 40 años de polinizadores, trabajadores trabajadores tan esenciales para los procesos naturales. Como resultado, se descubrió que en Grecia viven más de 1200 especies de abejas silvestres: solo en la isla de Lesbos, en la parte oriental del Egeo, hay más de ellos que en toda Alemania.

El segundo es el programa LIFE, que comenzó en 2014 y tiene como objetivo estudiar 10 especies de murciélagos y otros cavernícolas. Sus hallazgos también son impresionantes, ya que los investigadores descubrieron nuevas poblaciones de murciélagos de las que no sabían nada antes, además de resaltar las importantes contribuciones a la biodiversidad de las pequeñas cuevas que pueden albergar especies endémicas raras.

El tema del tercer proyecto es un programa innovador sobre la reintroducción de castores, que desaparecieron de Grecia hace al menos un siglo, como medio para fortalecer los ecosistemas.

El notable progreso que representan estos tres proyectos en el área de protección de la biodiversidad en Grecia se ve ensombrecido, sin embargo, por otro ejemplo de retrasos típicos.

A pesar de que el país consiguió la aprobación de un proyecto de 100 millones de euros del Fondo de Recuperación para el Estudio y Protección de la Biodiversidad de la Unión Europea, y el plazo exigido por el fondo es estricto, el Ministerio de Medio Ambiente ya ha perdido ocho meses . La elaboración del proyecto confirma el desinterés general por los temas relacionados con el medio natural.

Maravilloso mundo de abejas salvajes

Investigadores de la Universidad del Egeo han registrado más de 1200 especies de abejas silvestres en Grecia, un número asombroso en comparación con una sola especie utilizada en la apicultura. Y cuanto más aprenden sobre los polinizadores y su relación con las plantas, más luz arrojan sobre el fascinante mundo de las interacciones complejas y su invaluable contribución a los ecosistemas para la conservación de la naturaleza.

Theodora Petanidou, profesora de ecología y ecogeografía en la universidad, ha estado trabajando en este campo durante 40 años, y durante los últimos 20 años ha sido la coordinadora del laboratorio de biogeografía y ecología de la Universidad del Egeo. “Estamos tratando de comprender no tanto la biología de los polinizadores como su ecología. Su relación con las plantas con flores. Quién va con qué, qué tan dependientes son del clima, cuál es su biogeografía, qué amenazas enfrentan”, explica.

Años de investigación de Petanidou y el laboratorio han dado como resultado el registro de 1.200 especies de abejas silvestres en Grecia, muchas más que en países mediterráneos mucho más grandes como Italia y España. Solo en la isla de Lesbos, en el Egeo oriental, encontraron 650 especies, mientras que en Alemania hay 600.

“Entre otras cosas, estudiamos el impacto del pastoreo y los incendios forestales. Y llegaron a la conclusión de que el pastoreo y el fuego de intensidad media aportan el mayor beneficio a la biodiversidad. También hemos estudiado el impacto de la apicultura en los ecosistemas del Egeo y las Cícladas en particular, y descubrimos que la apicultura excesiva es dañina para las abejas silvestres. Porque las abejas silvestres hacen todo por sí mismas: no tienen colmenas ni colonias prefabricadas con roles preasignados, por lo que las abejas normales tienden a dominar el campo”, explica Petanidou.

Uno de los problemas que más ha llamado la atención de los científicos en los últimos años es el cambio climático. “A las abejas les encanta el calor, por lo que el aumento de la temperatura no les afecta negativamente. Pero el aumento de las temperaturas afecta a las plantas que producen menos néctar y florecen antes, lo que significa que afectará el tiempo de interacción con los insectos”, dice Petanidou. “Nuestros datos muestran que para 2080, el 60 % de las abejas del Egeo se habrán extinguido”, advierte.

El regreso del castor, ¿un siglo después?

Este castor disecado, exhibido en la Universidad de Atenas, fue elaborado por científicos franceses en Messolonghi a fines del siglo XIX.


La reintroducción de cualquier especie en el área de la que ha desaparecido es siempre una tarea extremadamente difícil que requiere planificación, estudio cuidadoso y atención. Uno de esos esfuerzos es tratar de traer de vuelta al castor, una especie de roedor que no se ha visto en Grecia durante aproximadamente un siglo.

Sabemos que los castores existieron en Grecia, y no solo por evidencia escrita. Pero también gracias a un peluche que fabricaron científicos franceses a finales del siglo XIX en Messolonghi, en el oeste de Grecia, y que ahora se encuentra en la Universidad de Atenas.

“La restauración de especies y ecosistemas agotados ha sido una prioridad en la agenda de Europa en los últimos años, ya que los métodos tradicionales de protección no siempre son suficientes”, explica Theodoros Kominos, del Laboratorio de Zoología y la Facultad de Biología de la Universidad Aristóteles. .

“Entonces, en base a esta conversación, recomendamos que se estudie la restauración del castor de acuerdo con las recomendaciones de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y con fondos de Beaver Trust UK. Este es uno de los primeros intentos de reintroducir una especie extinta en Grecia. El estudio, que se completará a finales de año, cubre tres áreas: la desembocadura del río Alyakmonas, las montañas Ródope y las tierras altas de Evros. Esperamos con interés la llegada de expertos del Reino Unido, Noruega y Alemania, que nos ayudarán a decidir qué ubicación será la más adecuada. También estamos discutiendo la creación de un espacio especial en Kastoria donde dos o tres castores se mantendrán en cautiverio para entrenar a los lugareños y a la población en general”, dice.

Un número suficiente de castores será capturado en Alemania y llevado a Grecia, donde se espera que puedan convertirse en una población local. “La reintroducción del castor será beneficiosa porque crea un entorno que alberga muchas especies diferentes de peces, anfibios e invertebrados. Creemos que más de 150 especies animales se beneficiarán de su presencia aquí en Grecia”, explica Kominos, quien coordina el programa con Antonia Galanaki, también del Laboratorio de Zoología, bajo la supervisión científica del profesor de Zoología Dionysios Yulatos.

Escurridizos habitantes de nuestras cuevas

avance

Nuestro conocimiento de la biodiversidad de las cuevas griegas hasta hace unos años se limitaba a dos o tres cuevas. Sin embargo, gracias al programa LIFE Grecabat, ahora tenemos información de más de 203 cuevas y 144 celdas (como se llama a las pequeñas cuevas), así como estimaciones de miles de plantas y animales, algunos de los cuales tienen características interesantes.

“De las 301 especies de invertebrados registradas, 260 viven exclusivamente en un par de cuevas adyacentes. Tenemos cuevas que tienen una, dos o hasta ocho especies endémicas, lo que significa que solo se pueden encontrar en estos lugares exactos. Un buen ejemplo son las dos pequeñas cuevas en el monte Profitis Ilias en Santorini, donde encontramos cinco especies endémicas”, explica Calouste Paragamian, director gerente del Instituto Helénico de Investigación Espeleológica y miembro del programa LIFE. “Durante nuestras expediciones de prueba, también encontramos algunas de las colonias de murciélagos más grandes de Europa que no conocíamos porque no se estudiaron sistemáticamente”, agrega.

Se hicieron muchas novedades en los contornos del programa para Grecia. “Los espeleólogos están equipados con micrófonos ultrasónicos para registrar las llamadas de los murciélagos, que luego se analizan en el Museo de Historia Natural de Creta. Hemos creado, con recursos mínimos, 36 estaciones de registro que monitorean la calidad del aire dentro de las cuevas. Esto nos permitirá estimar cuánto tiempo llevará que las condiciones vuelvan a la normalidad en las cuevas que albergan miembros del público para que podamos establecer un número adecuado de visitantes. También instalaremos sistemas de cámaras en tres cuevas, la más avanzada de las cuales estará en Limnes en Kalavryta”, dice sobre el sitio conocido como la Cueva de los Lagos en Achaia en el Peloponeso.

Muchos interrogantes surgen por la necesidad de preservar la biodiversidad de las cavernas del país, enfatiza el experto. “Ahora hay 33 cuevas en Grecia que aceptan visitantes pagados. Con excepción de las cuevas, que son administradas por el Ministerio de Cultura, no sabemos cuántas personas acogen, cuánto ganan y dónde terminan. La protección institucional de las cuevas es un problema grave y estamos ayudando al Ministerio de Protección Ambiental a resolverlo”, dice Paragamyan.

Además del Instituto Helénico de Investigaciones Espeleológicas, en el programa LIFE Grecabat también participan el Museo de Historia Natural de Creta, la empresa de gestión de ecosistemas ATEPE, la Fundación Verde y el Ministerio de Medio Ambiente.


Lindbergia beroni es una especie endémica de molusco que se encuentra en la cueva Zoodochou Pigis en Santorini. [Калуст Парагамян]


Cien millones de euros destinados al programa Mecanismo de Recuperación y Resiliencia están en riesgo

Si bien los esfuerzos para estudiar y proteger la biodiversidad de Grecia se han vuelto mucho más sistemáticos en los últimos años, las agencias de investigación y las universidades todavía tienen grandes dificultades para encontrar los recursos que necesitan para financiarlos. Por lo tanto, la noticia de que Grecia pudo recibir 100 millones de euros del Fondo de Recuperación y Resiliencia respaldado por la Unión Europea para este propósito específico fue muy bienvenida. Sin embargo, este financiamiento parece estar en riesgo ahora porque el Ministerio de Medio Ambiente ha desperdiciado los últimos ocho meses y ni siquiera ha iniciado el proceso de implementación de iniciativas que podrían beneficiar.

En noviembre de 2020, el ministerio encargó a la Agencia de Medio Ambiente y Cambio Climático (NECCA) que preparara una propuesta. Esto se hizo dentro del cronograma presentado en mayo de 2021 y aprobado UE en un mes. La oferta de 100 millones de euros es para cuatro iniciativas:

  1. creación de una red de caminos y rutas de senderismo en los espacios protegidos por el programa Natura 2000 (30 millones de euros);
  2. creación de un sistema nacional de seguimiento continuo de especies y tipos de hábitats en el espacio Natura 2000 (36 millones de euros);
  3. renovación y modernización de la infraestructura correspondiente y restauración de terrazas importantes (28 millones de euros);
  4. digitalización de colecciones y registros de historia natural y creación de una identidad corporativa para productos y servicios relacionados con la naturaleza griega, «Nature of Greece» (6 millones de euros).

De hecho, la comisaria de Medio Ambiente, Virginijus Sinkevičius, acogió con satisfacción la propuesta nacional de biodiversidad que se presentó a la Fundación para la Recuperación y la Resiliencia durante un discurso ante el parlamento en Atenas el pasado noviembre. El caso es que desde que se aprobó la propuesta en junio de 2021, el Ministerio de Medio Ambiente no ha hecho nada para impulsarla, lo que pone a la propuesta en riesgo de exclusión del programa por incumplimiento de los plazos.

Sería una gran pérdida para el país lograr un progreso real en iniciativas que podrían hacer una contribución significativa a la protección y conservación de la biodiversidad, como recomiendan enfáticamente el Pacto Verde Europeo y su Estrategia de Biodiversidad 2030.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores