D.Kutsumbas: “No elegimos el campo de los ladrones, elegimos el campo de los pueblos”

El viernes 4 de abril de 2022, miles de personas participaron en una manifestación organizada por la organización del partido de Attica del KKE frente al Parlamento griego, en la que habló el Secretario General del Comité Central del KKE, Dimitris Koutsoumbas. .

La manifestación se realizó bajo el lema «No a la guerra imperialista». Los manifestantes exigieron detener la participación del país en la guerra. Declararon que el pueblo no iba a pagar por la guerra, por los altos precios de la electricidad, el gas y el combustible para motores, y por el alto costo que mermaba los ingresos de la clase trabajadora.

Hablando en un mitin numeroso, D. Kutsumbas, entre otras cosas, señaló:

“Hoy, aquí en la plaza Syntagma, Atenas tiembla con el eslogan, y su eco se esparce por toda Grecia:

«No elegimos el campo de los ladrones, elegimos el campo de la gente».

Nosotros decimos: «No a la guerra imperialista».

Exigimos que se deje de involucrar a nuestro país en el mismo.

El pueblo no va a pagar la guerra.

Desde hace más de un mes, seguimos coreando “No a la guerra” tras la invasión rusa de Ucrania, que condenamos inequívocamente desde el principio.

Elegimos el campo de los pueblos, contrariamente a la propaganda de la OTAN, que busca obligar a los pueblos a elegir el campo de los ladrones solo para justificar los crímenes de los EE.UU., la OTAN, UEcometidos en años anteriores, así como el plan criminal que vienen implementando desde hace una década en Europa del Este, en perjuicio de los pueblos de Ucrania y Rusia.

Elegimos el campo de los pueblos desafiando las declaraciones militares del gobierno llamando a la paz para justificar la guerra imperialista y la participación cada vez mayor de Grecia en ella.

Elegimos el campo de los pueblos desafiando la llamada «línea nacional», la llamada «unanimidad», cuyo objetivo es apoyar los planes de los Estados Unidos y la OTAN para aumentar las ganancias de los Los monopolios griegos a expensas de los intereses de la clase obrera, del pueblo.

Elegimos el campo de los pueblos desafiando el anticomunismo y las continuas calumnias contra el socialismo. A pesar del silencio, la distorsión de la posición del KKE, que es una espina en el ojo de la propaganda euroatlántica.(…)

Grecia no aceptará la narrativa euroatlántica que, utilizando la inaceptable invasión rusa como coartada, busca lavar los crímenes de Estados Unidos y la OTAN.

Les preocupa que amplios sectores del pueblo, jóvenes, científicos y artistas no acepten la guerra, no quieran elegir uno de los dos bandos de ladrones.

En primer lugar, les preocupa que en Grecia haya un Partido Comunista, haya un KKE, que durante muchos años, incluso en los momentos despejados del mundo aparente, siguió el desarrollo de los acontecimientos, advirtió y, lo más importante, señaló la única salida patriótica e internacionalista a los planes de guerra y alianzas imperialistas en que participa nuestro país.

Así que reabrieron los cofres cubiertos de telarañas para sacar la conocida pesadilla del anticomunismo (…)

Y qué no hemos oído y leído estos días…

E incluso el hecho de que Putin quiera restaurar la Unión Soviética, como si la Rusia capitalista, nacionalista y reaccionaria de hoy tuviera algo en común con un estado multinacional de clase trabajadora en el que decenas de pueblos y naciones vivieron en paz durante décadas. (…)

¡No pueden engañar a nadie! Y si hoy apoyan al gobierno ucraniano e invitan al presidente de Ucrania a hablar en el parlamento, no es porque estén dolidos por el pueblo de Ucrania, sino porque están en el mismo camino que el bando de EE.UU., la OTAN y la UE, que apoya al gobierno de Zelensky.

Como si no supieran que el gobierno reaccionario de Zelensky, como Rusia, es responsable del sufrimiento del pueblo de Ucrania.

Como si no supieran que este gobierno todos estos años apoyó y promovió la integración de las organizaciones nazis al aparato estatal. Persigue y encarcela a los comunistas, ha ilegalizado al Partido Comunista de Ucrania.(…)

¡Todo esto es bien sabido tanto por los funcionarios del gobierno como por sus secuaces periodistas que culpan al KKE por su posición!

Esto también lo saben SYRIZA, KINAL, MERA 25, que tomarán el escaño en el parlamento para aplaudir a Zelensky, porque todos ocupan un escaño permanente en el campo euroatlántico.

Sin embargo, esta posición consecuente del KKE es también una manifestación de solidaridad real con el pueblo de Ucrania, que sufre la guerra imperialista.

Hoy, cualquiera que diga “no a la guerra, expresa solidaridad con el pueblo de Ucrania”, es decir, cualquiera que no se adapte a la narrativa de la OTAN, la sede del sistema está tratando de identificarse con Rusia. ¡Pero no funcionará para ellos!

¡Se romperán la frente! Son ellos quienes, al final, tendrán que pagar por la monstruosa mentira (…)

No podemos entender la guerra examinando los pretextos de uno u otro beligerante, porque entonces sacaremos conclusiones erróneas. Podemos entender la guerra solo cuando la consideramos como una continuación de la política por otros medios violentos.

Aplicando este criterio, introducido por el gran teórico de la guerra Clausewitz y adoptado por los pensadores marxistas, podemos sacar conclusiones fiables. (…)

Una guerra imperialista es una continuación de la política «interna» y no sólo «exterior» de cada estado capitalista, es una continuación de la política económica y estatal seguida en condiciones de paz.

La guerra opera según las mismas «leyes», según las mismas «reglas» según las cuales el capitalismo mismo opera en condiciones de paz.

Las mismas tendencias, las mismas fuerzas que impulsan la guerra: mayor explotación de la clase trabajadora, competencia entre grandes grupos empresariales por cuotas de mercado, la búsqueda del máximo beneficio: eso es lo que impulsa la paz y la guerra.

Como siempre, la guerra en Ucrania ha acelerado la implementación de planes ya existentes. Tal como:

– Una estrategia de transición verde, primero en nombre de la protección del medio ambiente, ahora en nombre de eliminar la dependencia del gas ruso, por lo que la gente paga y pagará muy caro.

– Planes de suministro de energía alternativa, como el licuado y costoso GNL de EE. UU., con los armadores griegos a la cabeza en su transporte y preparándose para obtener nuevas ganancias.

– Guerra de divisas, cuando Rusia y China están tratando de avanzar hacia la conclusión de acuerdos energéticos en yuanes y crear un nuevo sistema internacional de pagos interbancarios.

Todo esto no fue sólo el resultado de la guerra, sino que fue acelerado por ella.

Todo esto, sin embargo, es una respuesta a los llamados pacifistas que presentan la guerra como la locura de los gobernantes, como algo inapropiado para el normal funcionamiento del sistema capitalista, solo para mantener intacto el sistema que engendra guerras. (…)

La clase obrera, el pueblo puede y debe trazar su propia línea independiente, lejos de todos los planes burgueses e imperialistas, con sus propias metas, con su propio plan, para finalmente realizar su sueño, construir un mundo sin pobreza y sin guerras ( … )

A la importante pregunta de qué debe hacer nuestro pueblo en la guerra, sólo hay una respuesta: ocupar su lugar en la lucha contra la participación de cada país en ella.
Esta elección lo coloca en el lado correcto de la historia, y no la elección de este o aquel campo imperialista.

El lado correcto de la historia es la lucha en todos los países contra la guerra. Es una condena a la intervención militar de Rusia, así como una condena a los Estados Unidos-OTAN-UE que provocaron la guerra.

Esta es una lucha para cerrar todas las bases militares de EE.UU. y la OTAN en nuestro país.

Esta es una lucha para asegurar que ni un solo soldado, oficial sea enviado al extranjero.

Las fuerzas armadas del país no tienen nada que hacer fuera de las fronteras, están obligadas a proteger las fronteras, la integridad territorial de la Patria, nuestros derechos soberanos.

¡El lado correcto de la historia es la lucha para que el pueblo no pague la guerra! ¡No es su deber!

Esta es una lucha para asegurar que el gran capital, los patrones, no sean capaces de imponer un silencio absoluto, ¡mientras estamos siendo arrastrados a la guerra!

Porque al mismo tiempo, el capital se frota las manos a la espera de los beneficios de participar en él, mientras que la clase obrera, el pueblo, pierde mucho. ¡Tanto literal como figurativamente!

Cada vez que nos decían: «Vamos todos juntos», la clase obrera tenía que esforzarse al máximo para disparar las ganancias del capital. ahora estan haciendo lo mismo…

¡Pero ahora es nuestro momento!

Ha llegado el momento de proteger nuestra vida, la de nuestros hijos, de la gran miseria provocada por la guerra y los altos precios.

Ha llegado el momento de impedir que el capital intensifique la explotación.

Ha llegado el momento de que todos tomen su lugar al lado de los trabajadores, como dice la canción, “¡para que el pueblo no pague la guerra”!

Es hora de organizar la lucha por:

  • proteger los ingresos de la población,
  • tomando medidas para combatir el alto costo,
  • alivio significativo de los estratos populares de las facturas de servicios públicos exorbitantes,
  • supresión del IVA sobre los bienes de consumo,
  • alivio de la deuda,
  • aumentos salariales y firma de convenios colectivos de trabajo.

Ha llegado el momento de fortalecer la organización, el sindicato en los sindicatos, en otras organizaciones del movimiento popular, en los comités de lucha en los barrios vecinos, en los comités de huelga en los lugares de trabajo, para fortalecer la voz de los trabajadores gente.

¡Y esta voz debe escucharse aún más fuerte durante la huelga del 6 de abril, en todas partes en Grecia!”



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores