Cuaresma y guerra, ¿son compatibles?

Muchos cumplieron con el cargo actual en condiciones inusuales y trágicas. Pero cómo gastamos este ayuno depende de nosotros.

Después de la invasión de Ucrania, el mundo se dividió en varias partes: algunas luchan, otras sufren hostilidades, otras no son tímidas en sus expresiones, apoyan a uno u otro lado del conflicto y defienden su punto de vista.

Gran Cuaresma y Guerra. Es difícil encontrar cosas más incompatibles. Desde tiempos inmemoriales, el ayuno ha sido diseñado para desacelerar a una persona, reducir su alboroto, hacer que se mire a sí misma, que se concentre en el alma. La guerra es una especie de quintaesencia de la falta de armonía, el foco del alboroto y la ansiedad. Ella se mueve a veces con movimientos innecesarios, te pone tenso y asustado: qué tipo de publicación hay …

Pero, por otro lado, cuándo ayunar, si no en este momento difícil. Recordemos la Gran Cuaresma de los años pasados: la tensión de la primera semana, la alegría del arrepentimiento y de la participación en la Eucaristía, intentos de mantenernos en la misma concentración y vigor de la primera semana. Relajación, cuando en medio de la Cuaresma, la vida entra en su habitual curso quisquilloso y descuidado. Fatiga por el ayuno: “Bueno, ¿cuándo es ya la Pascua?” y quejas de que la comida magra ya no sube a la garganta. Pero este año es diferente…

De repente, una guerra: una guerra real, con todos los horrores y problemas, que ya ha llegado a la casa de algunos y está fuera del umbral de otros. En un instante, todo se depreció, la estabilidad habitual y la confianza bien alimentada desaparecieron. De alguna manera, inmediatamente se hizo evidente que en la vida no hay nada ni nadie en quien confiar, excepto Dios. Todo está en las manos del Señor, y nosotros, recientemente confiados e independientes, somos completamente dependientes de Su voluntad y Su misericordia.

Ahora, más que nunca, se siente cuán cerca está el Señor de nosotros, cuán insignificantes somos ante Él, cuán grande es Su misericordia para con nosotros. Una gracia que hace tan solo dos semanas dábamos por hecho y ni siquiera pensábamos apreciar.

Ha llegado el tiempo del arrepentimiento, el gran Fortecostés es un período adecuado y necesario. Por tanto, los cristianos simplemente necesitan entrar en ayuno -no como hace un año, dos o tres años, sino como llama la Iglesia- con deseo y celo, con disponibilidad y entrega, con fe y sinceridad.

Sí, es inquieto. Pero quién, si no los ortodoxos, debería saber que nadie ha prometido a nadie el mañana. No antes, no ahora. Ni en la guerra ni en la paz. En todo momento, el único tiempo a disposición del hombre era exclusivamente el hoy, o mejor dicho, el momento presente de este día. ¿Ha cambiado algo la guerra? No. Pero la guerra cambió muchas otras cosas.

Ahora no tienes que buscar oportunidades para hacer buenas obras, hay muchos vecinos que sufren alrededor. Ancianos débiles, desempleados forzados, refugiados y todos aquellos que ahora no pueden resolver problemas elementales. Su sufrimiento en realidad no es sólo su sufrimiento. Son nuestra área de responsabilidad. Son nuestra oportunidad para las buenas obras y nuestra cura para el miedo, la cobardía, la codicia, el egoísmo.

Habiéndonos permitido pruebas severas, Dios nos llamó al arrepentimiento. Pero Él también nos dio literalmente todo por este arrepentimiento. Se requiere poco de nosotros. En primer lugar, aquellos que fueron tomados por sorpresa por la guerra, para enfrentar la prueba con coraje y firmeza. Cuando las personas sucumben masivamente al miedo, al pánico, a la desesperación o al odio, tenemos una enorme responsabilidad: ser ejemplo de serenidad, paciencia y fe. Después de todo, si será imposible confiar en los cristianos en una situación crítica, ¿entonces en quién?

Las personas que leen y conocen las Sagradas Escrituras saben que las guerras son permitidas por Dios para el arrepentimiento de los pueblos. ¿Quién, sino nosotros, debería arrepentirse de los pecados ante Dios y animar a nuestros vecinos a hacerlo? ¿Y no deberíamos orar a Dios por el perdón de nuestros pecados, por un pueblo que sufre, por la paz? Y con esto, entramos en la Gran Cuaresma, un período que en sí mismo implica arrepentimiento, oración y obras de misericordia, escribe esperanza de vida.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores