¿La Tercera Guerra Mundial es una amenaza en el contexto de la participación de muchos países en la guerra?

¿Qué tan real es la amenaza de la Tercera Guerra Mundial en el enfrentamiento actual entre Ucrania y Rusia? Opinión experta.

Deutsche Welle trató de averiguar el estado real de las cosas, basándose en la opinión de expertos competentes. No es ningún secreto que muchos países apoyan a Ucrania con armas, sanciones contra Rusia, participación en la guerra de voluntarios. ¿Podría todo esto causar la Tercera Guerra Mundial? ¿Qué tan real es la amenaza?, argumentaron los expertos.

Dos semanas después de que Rusia invadiera el país, Kiev continúa con su tenaz enfrentamiento. La mayoría de los países del mundo apoyan a Ucrania en diversos grados. El 2 de marzo, una mayoría absoluta -141 de 193 estados- votó a favor de la resolución de la Asamblea General de la ONU que condena la agresión de la Federación Rusa. Muchos países ya están involucrados indirectamente en el conflicto, la mayoría de ellos están del lado del gobierno ucraniano. Su apoyo radica en el suministro de armas a Ucrania (incluso de Alemania), las sanciones económicas contra Rusia, la participación de combatientes extranjeros, que fueron invitados oficialmente por Kiev, creando una legión internacional.

La mayoría de los expertos con los que habló DW, como muchos otros, creen que la Tercera Guerra Mundial está fuera de discusión. Mathieu Bouleg, experto del think tank británico Chatham House, señala:

“Cualquier conflicto tiene un componente internacional, el hecho mismo de la condena de la guerra en la Asamblea General de la ONU, donde el representante de Kenia le dio una lección de historia al presidente ruso, Vladimir Putin, dice mucho. Ni Francia ni Reino Unido declararán la guerra a Rusia, a menos que haya una escalada imprevista».

Una opinión similar comparte la profesora Angelika Nusberger, experta en derecho de Europa del Este en la Universidad de Colonia y ex jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Ella no cree que la guerra en Ucrania ya se haya convertido en una “guerra mundial”:

“Esta es una guerra de dos estados basada en el ataque de Rusia a Ucrania, que no concierne a otros estados, aunque retóricamente, el presidente ruso Vladimir Putin en sus discursos percibe indirectamente a Occidente y la OTAN como adversarios. No existe un concepto legal según el cual, por ejemplo, la participación de cinco países no se consideraría una guerra mundial, y algunos más ya lo serían. Esto podría temerse si se llegara a un enfrentamiento entre la Federación Rusa y la OTAN”.

Absolutamente todos los expertos, continúa Buleg, no están de acuerdo con las palabras del presidente ruso Putin, quien dijo que las sanciones occidentales contra su país son «similares a una declaración de guerra», aunque agregó que «todavía no se ha llegado a eso». experto explica:

Esto demuestra un total desprecio por los mecanismos de disuasión establecidos. Si Rusia elige interpretar las sanciones como un acto de guerra, eso depende de ella».

Angelika Nusberger está de acuerdo:

«Las sanciones no son una declaración de guerra. Son una reacción a una violación del derecho internacional, a saber, la Carta de la ONU, que prohíbe la violencia. Esto se basa en la noción legal de que la respuesta a la violación de un tratado, la Carta de la ONU, puede ser romper otros tratados, en este caso económicos, por lo que no se trata de una declaración de guerra”.

Entonces, ¿cómo podemos interpretar el suministro de armas por parte de los países occidentales a Ucrania y la participación de ciudadanos de estados extranjeros en las batallas del lado de Kiev? ¿Es posible llamar a esto, aunque indirectamente, pero participación en la guerra? nusberger dice:

«Las entregas de armas se llevan a cabo en todo el mundo. Estas son acciones para apoyar a la parte ucraniana, diseñadas para ayudarla a defenderse».

Para el derecho internacional, la atribución es decisiva, el hecho de que la decisión de utilizar armas o combatientes la tome la otra parte, en este caso Kiev. Según el experto, esto también se aplica a los aviones de combate, cuyo suministro de los países de la OTAN hasta ahora ha sido buscado sin éxito por Ucrania. Sin embargo, Buleg cree que dichos suministros no solo son posibles, sino que son necesarios:

«Esta es una distinción artificial. A nosotros mismos se nos ocurrió algo así como una barrera personal, limitando la ayuda occidental, diciendo que, dicen, no se puede hablar de aviones de combate, ya que esto podría provocar una reacción demasiado dura del Kremlin y no es un riesgo de escalada. Pero, ¿cómo lo sabemos si no lo hemos intentado?

El experto de Chatham House sugiere un enfoque gradual para el suministro de armas, acompañado de explicaciones de que esto «no es una declaración de guerra, sino las acciones de una coalición voluntaria para apoyar a Ucrania, que se está defendiendo». Pero, según él, la línea que Occidente no cruzará será el envío directo de militares a Ucrania. Buleg está seguro de que Occidente siempre puede hacer más por Kiev:

«En el momento en que digamos que hemos hecho nuestro mejor esfuerzo, perderemos».



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores