Horario de verano 2022: cuando damos la vuelta al reloj

Muy pronto, los habitantes de Grecia tendrán que volver a hacer girar el reloj para pasar del horario de invierno al de verano. Aunque este tema ha sido discutido en UE varios años, todavía no hay una decisión de cancelar la alternancia del horario de invierno y verano.

En la noche del último domingo del mes en curso, es decir, el 27 de marzo de 2022, cuando el reloj marque las 03:00, adelantaremos las manecillas una hora para que marquen las 04:00. Y si no hay una decisión europea de levantar la medida para otoño de 2022, el próximo cambio de hora se producirá el último domingo de octubre.

Cambio de época: cómo se introdujo la medida

Recordemos que la decisión de trasladar las manecillas del reloj se tomó para ahorrar energía. Tres años y medio después de la propuesta de cerrar el tema del cambio de hora en Europa, el proceso de negociaciones continúa y las manecillas del reloj se ajustan dos veces al año en una hora. Con la llegada de la temporada estival, la transición al horario de verano está a la vuelta de la esquina, que tendrá lugar el último domingo de marzo de 2022.

A pesar de que se pusieron manos a la obra con mucho celo, la propuesta de la comisión en el verano de 2018 provocó polémica en los países europeos sobre qué zona horaria debían elegir. Como resultado, parece que nadie tiene prisa por cambiar nada. Uno por uno los Estados miembros UE comenzaron a sopesar todos los «pros» y «contras» para poder elegir la época (verano o invierno) en la que les tocará vivir. Luego vino la pandemia y relegó este tema a un segundo plano.

La propuesta original, presentada por el expresidente de la comisión Jean-Claude Juncker en septiembre de 2018, que 2019 sería el último año en que los relojes en Europa cambiarían el 31 de marzo, pero dio a los Estados miembros la libertad de cambiar al horario de invierno el último domingo de octubre. A partir de ahora, se establece un tiempo fijo, y cada estado miembro tendrá la discreción de elegir cuál será, y los países vecinos pueden coordinar sus acciones para evitar confusiones en las fronteras.

La voluntad inicial de los estados miembros de al menos discutir la propuesta fue acompañada por un sentimiento general de que los hitos establecidos eran demasiado ambiciosos, en gran parte debido a la falta de documentación de las implicaciones. en.gr.

Y aunque algunos bloques de países pueden haber estado a favor o en contra de la propuesta desde el principio, todos estuvieron de acuerdo en que tal decisión se debió a una buena coordinación para evitar un «enredo enredado» de diferentes zonas horarias, que también tendrá implicaciones para el correcto funcionamiento del mercado interior único. Por lo tanto, la fecha de implementación propuesta se retrasó muy rápidamente dos años hasta el 1 de abril de 2021. Sin embargo, este hito también se ha superado.

Una propuesta para modificar la Directiva 2000/84/CE, que actualmente rige los cambios de hora estacionales en la UE, sigue congelada en el Consejo Europeo de Transporte. Incluso durante la presidencia alemana del consejo, donde la opinión pública está a favor de poner fin a la transferencia del tiempo en Europa, este el tema no se planteó debido a la pandemia. Teniendo en cuenta que las decisiones en el consejo de transporte tradicionalmente se toman por unanimidad, siempre que las reuniones se realicen de forma remota y el tema no sea urgente, los procedimientos de toma de decisiones se están ralentizando.

La posición de Grecia desde un principio fue no cambiar el régimen, principalmente por el impacto que este cambio tendría en el turismo y el transporte aéreo.

Nuestro país pertenece a un bloque de estados que se encuentran en minoría. También es importante que con semejante “salto mortal” habrá que hacer ajustes y cambios serios, comenzando desde el horario escolar y terminando con el horario laboral en el sector público.

Recordemos que el debate lo inició Finlandia, que adujo varias razones, entre ellas el impacto psicológico del cambio de época.

Dado que a nivel europeo este tema es competencia de la Dirección General de Movilidad de la Comisión Europea, en nuestro país es competencia del Ministerio de Infraestructuras y Transportes.

El ahorro de energía introdujo el horario de verano

En la actualidad, cuando los precios de la energía han aumentado considerablemente, creando fuertes tendencias inflacionarias, cabe señalar que la primera traducción de las manecillas del reloj se hizo precisamente para ahorrar energía.

Aunque a día de hoy ya se ha comprobado que el ahorro era ínfimo. Sin embargo, el uso de más luz solar cada día ha reducido la necesidad de iluminación artificial y ha aumentado la productividad de los trabajadores.

El horario de verano se introdujo en Alemania durante la Primera Guerra Mundial, luego en Gran Bretaña. Estados Unidos, mientras imitaba a Europa, retrocedió al final de la guerra ya que estos cambios disgustaron a muchos ciudadanos, especialmente agrarios.

El horario de verano se reintrodujo por las mismas razones durante la Segunda Guerra Mundial en los EE. UU., solo que esta vez se estableció para todo el año. Esto dio lugar al apodo de «tiempos de guerra», en contraste con el «tiempo de paz» al que regresaron con la llegada del invierno. Finalmente, la crisis del petróleo de octubre de 1973 fue el catalizador para que los países europeos, uno tras otro, introdujeran el cambio de hora anual, que se realizaba 2 veces al año.

La Unión Europea introdujo por primera vez las reglas del horario de verano en 1980 con una directiva que coordinó la práctica nacional en ese momento. La actual directiva, que entró en vigor en 2001, introdujo el cambio de horario de verano e invierno el último domingo de marzo y octubre, respectivamente.

¿Cómo surgió la cuestión de la derogación?

Según la Comisión Europea, el 12 de septiembre de 2018, la comisión presentó una propuesta para poner fin a los cambios de hora estacionales en 2019 en toda la UE, dejando a los estados miembros la libertad de elegir su propia hora oficial.

La Comisión hizo la propuesta porque «el sistema de cambios de hora semestrales es cada vez más cuestionado por los ciudadanos, el Parlamento Europeo y un número creciente de Estados miembros».

Por ello, analizó los datos disponibles, que muestran que es importante contar con normas de la Unión armonizadas en este ámbito para garantizar el correcto funcionamiento del mercado interior. Este punto de vista también es apoyado por el Parlamento Europeo, así como por otros actores (por ejemplo, en el campo del transporte). La comisión también realizó consultas públicas, durante las cuales se recibieron alrededor de 4,6 millones de respuestas, de las cuales el 84 % se mostró a favor de cancelar el cambio de hora y solo el 16 % a favor de mantener la medida. Sobre la base de los resultados de la consulta, se preparó un informe.

Según la Comisión Europea, la decisión final está siendo considerada actualmente por el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo. Para que una propuesta tenga efectos jurídicos, primero deben llegar a un acuerdo. El 26 de marzo de 2019, el Parlamento Europeo aprobó su posición sobre la propuesta de la comisión a favor de abolir los cambios de hora estacionales para 2021. Según se informa, el consejo aún no ha decidido su posición.

A pesar de que se pusieron manos a la obra con mucho celo, la propuesta de la comisión en el verano de 2018 provocó polémica en los países europeos sobre qué zona horaria debían elegir. Como resultado, parece que nadie tiene prisa por cambiar nada. Uno por uno los Estados miembros UE comenzaron a sopesar todos los «pros» y «contras» para poder elegir la época (verano o invierno) en la que les tocará vivir. Luego vino la pandemia y relegó este tema a un segundo plano.

La propuesta original, presentada por el expresidente de la comisión Jean-Claude Juncker en septiembre de 2018, que 2019 sería el último año en que los relojes en Europa cambiarían el 31 de marzo, pero dio a los Estados miembros la libertad de cambiar al horario de invierno el último domingo de octubre. A partir de ahora, se establece un tiempo fijo, y cada estado miembro tendrá la discreción de elegir cuál será, y los países vecinos pueden coordinar sus acciones para evitar confusiones en las fronteras.

La voluntad inicial de los estados miembros de al menos discutir la propuesta fue acompañada por un sentimiento general de que los hitos establecidos eran demasiado ambiciosos, en gran parte debido a la falta de documentación de las implicaciones. en.gr.

Y aunque algunos bloques de países pueden haber estado a favor o en contra de la propuesta desde el principio, todos estuvieron de acuerdo en que tal decisión se debió a una buena coordinación para evitar un «enredo enredado» de diferentes zonas horarias, que también tendrá implicaciones para el correcto funcionamiento del mercado interior único. Por lo tanto, la fecha de implementación propuesta se retrasó muy rápidamente dos años hasta el 1 de abril de 2021. Sin embargo, este hito también se ha superado.

Una propuesta para modificar la Directiva 2000/84/CE, que actualmente rige los cambios de hora estacionales en la UE, sigue congelada en el Consejo Europeo de Transporte. Incluso durante la presidencia alemana del consejo, donde la opinión pública está a favor de poner fin a la transferencia del tiempo en Europa, este el tema no se planteó debido a la pandemia. Teniendo en cuenta que las decisiones en el consejo de transporte tradicionalmente se toman por unanimidad, siempre que las reuniones se realicen de forma remota y el tema no sea urgente, los procedimientos de toma de decisiones se están ralentizando.

La posición de Grecia desde un principio fue no cambiar el régimen, principalmente por el impacto que este cambio tendría en el turismo y el transporte aéreo.

Nuestro país pertenece a un bloque de estados que se encuentran en minoría. También es importante que con semejante “salto mortal” habrá que hacer ajustes y cambios serios, comenzando desde el horario escolar y terminando con el horario laboral en el sector público.

Recordemos que el debate lo inició Finlandia, que adujo varias razones, entre ellas el impacto psicológico del cambio de época.

Dado que a nivel europeo este tema es competencia de la Dirección General de Movilidad de la Comisión Europea, en nuestro país es competencia del Ministerio de Infraestructuras y Transportes.

El ahorro de energía introdujo el horario de verano

En la actualidad, cuando los precios de la energía han aumentado considerablemente, creando fuertes tendencias inflacionarias, cabe señalar que la primera traducción de las manecillas del reloj se hizo precisamente para ahorrar energía.

Aunque a día de hoy ya se ha comprobado que el ahorro era ínfimo. Sin embargo, el uso de más luz solar cada día ha reducido la necesidad de iluminación artificial y ha aumentado la productividad de los trabajadores.

El horario de verano se introdujo en Alemania durante la Primera Guerra Mundial, luego en Gran Bretaña. Estados Unidos, mientras imitaba a Europa, retrocedió al final de la guerra ya que estos cambios disgustaron a muchos ciudadanos, especialmente agrarios.

El horario de verano se reintrodujo por las mismas razones durante la Segunda Guerra Mundial en los EE. UU., solo que esta vez se estableció para todo el año. Esto dio lugar al apodo de «tiempos de guerra», en contraste con el «tiempo de paz» al que regresaron con la llegada del invierno. Finalmente, la crisis del petróleo de octubre de 1973 fue el catalizador para que los países europeos, uno tras otro, introdujeran el cambio de hora anual, que se realizaba 2 veces al año.

La Unión Europea introdujo por primera vez las reglas del horario de verano en 1980 con una directiva que coordinó la práctica nacional en ese momento. La actual directiva, que entró en vigor en 2001, introdujo el cambio de horario de verano e invierno el último domingo de marzo y octubre, respectivamente.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores