Sturnaras: el BCE debería seguir comprando bonos para mitigar las consecuencias de la guerra en Ucrania

El Banco Central Europeo (BCE) debería continuar con su programa de estímulo de compra de bonos hasta al menos fin de año y mantenerlo abierto para mitigar el impacto del conflicto en Ucrania, dijo a Reuters el portavoz del BCE, Giannis Sturnaras.

Fue el primer portavoz del BCE en explicar cómo los acontecimientos en Ucrania, donde aumentan los temores de una invasión rusa a gran escala, podrían afectar los planes del banco central de la eurozona para detener las compras de activos y aumentar las tasas de interés para frenar la alta inflación.

En una entrevista exclusiva, el jefe del banco central griego, Sturnaras, también dijo que el BCE debería renunciar formalmente a los recortes de tasas, pero también darse más margen de maniobra sobre el momento de cualquier aumento.

Los inversores esperan que el BCE anuncie planes para poner fin a su programa de compra de activos (APP) de larga data en su próxima reunión de política monetaria el 10 de marzo, allanando el camino para una subida de tipos a finales de año.

Pero Sturnaras dijo que la perspectiva económica es «mucho más incierta» ahora, lo que significa que el BCE debería pecar de cauteloso.

“Basado en la situación desde el punto de vista actual, preferiría extender el APP hasta al menos fin de año, después de septiembre, en lugar de acercarme al final”, dijo.

«No apoyaría anunciar el fin de APP en marzo». Europa depende de Rusia para aproximadamente el 40 por ciento de sus necesidades de gas natural e importa granos de Rusia y Ucrania.

Sturnaras dijo que se suponía que la crisis conduciría a precios más bajos «en el mediano y largo plazo» después del aumento inicial.

“En mi opinión, esto tendrá un efecto inflacionario a corto plazo, lo que significa que los precios subirán debido a los mayores costos de la energía”, dijo Sturnaras.

“Pero a mediano y largo plazo, creo que el impacto será deflacionario debido a los efectos comerciales adversos y, por supuesto, al aumento de los precios de la energía”.

Opciones abiertas

En diciembre, el BCE dijo que extendería su APP hasta al menos octubre y lo terminaría «poco antes» de subir las tasas de interés.

Hasta hace poco, los comerciantes aumentaron la tasa de depósito del BCE en 50 puntos básicos, lo que la habría llevado a cero después de 8 años en negativo, aunque redujeron sus tasas después de la escalada de la situación en Ucrania.

Sturnaras, uno de esos economistas que abogan por tasas de interés más bajas en el Consejo de Gobierno de 25 miembros del BCE, dijo que el banco central debería «aumentar su flexibilidad» saliendo de su corredor «por un corto tiempo», como también sugirió Francois Villeroy. de Gallo, director del banco central francés.

También respaldó un cambio en la política del BCE que dijo que las tasas se mantendrían en «el nivel actual o más bajo» para descartar un recorte de tasas, pero sin abrir la posibilidad de un alza de tasas.

El titular del Banco de Grecia dijo que sigue convencido de que la tendencia deflacionaria que prevaleció en la eurozona durante varios años antes de la pandemia del coronavirus ha desaparecido.

Culpó de la actual inflación excepcionalmente alta de la eurozona del 5,1% en enero a una «serie de shocks de oferta».

«La política monetaria no está bien preparada para hacer frente a estos shocks», dijo. “Él puede hacerlo, pero a un costo muy alto en términos de productividad y empleo. Por eso hago un llamado a la cautela».



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores