Padres en Rodas condenados y multados por no dejar ir a la escuela a su hijo

Un hombre de 35 años y su mujer de 33 fueron condenados por un tribunal de Rodas a 14 meses de libertad condicional y multados con 3.000 euros cada uno por no enviar a su hijo de 8 años a la escuela primaria a causa de la pandemia.

Los padres fueron detenidos el 11 de febrero y el 14 de febrero fueron condenados por violar la ley de asistencia obligatoria a las escuelas de jardín de infantes, primaria y secundaria.

Afirmaron que no enviaron al niño a la escuela debido al uso obligatorio de mascarilla, pruebas rápidas y vacuna contra el Covid-19. La pareja también tiene un segundo hijo, de 6 años, que tampoco asiste a clases.

Luego de su arresto, prometieron permitir que ambos niños regresaran a la escuela y afirmaron que ya habían tomado las medidas necesarias requeridas por la escuela.

reportadoque otro padre, un padre, fue arrestado en Rodas el lunes por no enviar a su hijo a la escuela debido a la pandemia. Será juzgado el próximo jueves.

En noviembre, en el norte de Grecia, un tribunal dictaminó decisión sobre el castigo familias del pueblo de Serres. El padre apareció en Mega TV diciendo que sus cuatro hijos no están asistiendo a clases debido a las medidas para combatir el coronavirus. Afirmó que envió a los niños a la escuela, pero debido a las medidas tomadas, los maestros no los dejaron entrar al recinto.

Los maestros están «torturando» a sus hijos obligándolos a usar máscaras, y los necesarios «autocontroles se están realizando sin su consentimiento», dijo el padre. Además, argumentó que las medidas eran una violación de los «derechos fundamentales» de los niños y eran «inconstitucionales».

Al parecer, este es el segundo año escolar que los niños, dos de ellos en la escuela primaria y dos en la escuela secundaria, no asisten a clases y corren el riesgo de perder el año escolar debido a la gran cantidad de ausencias reportadas. El padre afirmó haber contratado tutores privados para que les enseñaran a estudiar en casa.

En el suburbio de Thermi en Thessaloniki, en el norte de Grecia, padre estudiante fue detenido después de empujar al director y evitar que otros niños ingresaran a la escuela debido a que a su hijo no se le permitió ingresar porque no se hizo una autoprueba. El director llamó a la policía, que sacó al enfurecido hombre de 37 años. Más tarde fue arrestado acusado de perturbar gravemente el servicio público e insultar a un director.

Vale la pena señalar que no todos los padres están esperando el juicio, algunos son proactivos y demandan a las escuelas donde «los niños son torturados con máscaras».

Como informamos anteriormente, padres de niños de un jardín de infantes y una escuela primaria en Pyrgos, en el sur del Peloponeso pleitos presentados contra tres docentes que no permitieron que los estudiantes ingresaran a la escuela y asistieran a clases sin mascarilla y autoexamen, como lo exige la ley.

Y en la ciudad de Eginio, en el norte de Grecia, personas vestidas con uniformes de policía con galones de «Guardianes de la Constitución» capturaron al director de la escuela y lo «rodaron» por la ciudad durante un tiempo, llevándolo finalmente a la comisaría. supuestamente por «violación de la constitución». Pidieron a los oficiales que arrestaran al director de la escuela, diciendo que «torturó a sus hijos» obligándolos a «usar máscaras» y «hacerse autoexámenes» y pidieron a la policía que «obligue a la escuela a detener este abuso infantil».

Sin embargo, los policías no entendieron las “nobles” aspiraciones de los “guardianes”, detuvieron a los “secuestradores” y los enviaron a la comisaría de la ciudad de Katerini, y el director de la escuela fue trasladado a la clínica más cercana con heridas leves. y en estado de shock.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores