El asesinato de un niño de 7 años en Kipseli, los detalles de la tragedia son aterradores

Los huesos de Andreas, de siete años, asesinado en Kipseli, se guardaron durante cinco años en una caja de herramientas encontrada por la policía en el balcón del apartamento donde vivía su madre, una inmigrante de Polonia.

La vida de un niño no puede llamarse feliz. Soportó constantemente el acoso de la compañera de cuarto de su madre, de 33 años, alcohólica y drogadicta, hasta que un día todo terminó en tragedia. Más tarde, el hombre admitió durante el interrogatorio que ese fatídico día volvió a castigar al pequeño hijo de su concubina, privándolo de comida y obligándolo a permanecer de pie en un mismo lugar durante varias horas. En respuesta a las protestas del niño, envolvió la nariz y la boca del niño con cinta adhesiva, por lo que murió como mártir por asfixia.

La pareja decidió rápidamente las tácticas de comportamiento adicional: les dijeron a todos sus amigos que su padre biológico se llevó al niño a Polonia. Esta leyenda no despertó sospechas durante cinco largos años, hasta que un polaco sin hogar que cometía pequeños hurtos cayó en manos de la policía griega. El 20 de octubre, agentes de policía del servicio de seguridad del Sudeste de Ática detuvieron en Nea Smyrni a un extranjero de 34 años y a una griega de 38, miembros de una banda criminal que cometía robos en tiendas.

En un esfuerzo por obtener el «favor» de la policía, el polaco detenido contó cómo una vez un compatriota, borracho, le mostró el terrible contenido de una caja de herramientas en su balcón: allí estaban guardados los huesos de su hijastro que había asesinado.

Fue tan increíble que, para empezar, la policía realizó una investigación exhaustiva e hizo una indagación en el lugar de residencia del ex esposo de la migrante polaca: ¿y si el niño realmente está con el padre? Pero resultó que desde 2018 ha estado bajo tratamiento constante en una clínica psiquiátrica. Y luego los agentes del orden llegaron con una búsqueda a la madre de Andreas, de 29 años.

Se descubrió una caja de herramientas con un contenido aterrador en un viejo sofá de madera en el balcón. La madre del niño muerto es arrestada, pero su comportamiento es impactante. Negando todas las acusaciones, la mujer no coopera con la investigación, no se disculpa, e incluso exteriormente permanece absolutamente impasible:

“No vi nada esa noche. No entendí lo que pasó, porque en ese momento estaba jugando en la computadora. No vi ninguna película aislante, no sé qué pasó”, fueron sus primeras declaraciones tras la detención. Sin embargo, su pareja confesó el crimen y se disculpó.

Pero eso no es todo. Al final resultó que, la mujer (¡es difícil llamarla madre!) Tenía otro hijo, una niña que ahora vive en una familia adoptiva. Al igual que su hermano muerto, a menudo sufría los ataques y el comportamiento abusivo de su padrastro drogadicto.

En 2018, un año después de la muerte de su hermano, una niña de 10 años se encontraba en la escuela primaria. Se encontraba demacrada y sucia, constantemente cubierta de moretones y abrasiones, y la institución educativa informó al respecto a la fiscalía. Al final, la niña fue sacada del entorno criminal y se crió en una familia próspera, donde todos la aman. Pero, ¿podrá alguna vez olvidar todo el horror que experimentó y la muerte de su hermano menor?

Ante la pregunta de dónde está ahora su hija, su progenitor impasible responde: «En Polonia, con mi madre»…



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores