La vida personal de Matina Pagoni: su esposo, la decisión de no tener hijos y por qué se hizo médica

A veces, al ver caras «oficiales» que parpadean constantemente en la pantalla, uno se pregunta involuntariamente: cuál es su vida personal, quiénes son realmente al otro lado de la pantalla. Esta vez la entrevista fue concedida por Matina Pagoni, Presidenta de la Asociación de Médicos de los Hospitales de Atenas y El Pireo (EINAP), revelando algunos datos muy interesantes sobre ella.

En una entrevista con el presentador de ANT1, la Sra. Pagoni mencionó por qué no tiene hijos (es decir, su decisión de no tener hijos), así como su vida personal.

«Estoy casado. Excepto que mi esposo prefiere mantener un perfil bajo. No quiere popularidad, no hace relaciones públicas, escucha las noticias con normalidad hasta que aparezco en pantalla. Cuando me ve, me critica ya veces muy duramente, es cierto, – dijo Matina Pagoni, continuando, – Mi elección de no tener hijos fue consciente. Desde el momento en que comencé a ejercer la medicina y a construir una carrera, mi pensamiento fue y es que cuando se quiere tener un hijo, debe ser criado por los padres y en especial por la madre.

“Por lo tanto, cuando me “metí de cabeza” a la medicina y comencé a estar fuera de casa durante muchas horas, me di cuenta de que no tiene sentido dar a luz a un niño y entregarlo en manos de una mujer desconocida (niñera) o empujar. a la abuela. El niño necesita a su madre. Así es como me criaron: para ser responsable de todas mis acciones yo mismo y no pasar nada a los demás. Fue mi decisión honesta. Mi esposo también aceptó mis puntos de vista después de que lo discutimos”, enfatizó.

La Presidenta de EINAP también mencionó el primer encuentro con su esposo. “Estuve en Lemnos después de la graduación, en la práctica. Mi futuro esposo era el director de la Clínica de Patología, hospital del que me hice cargo desde el primer día que llegué a la isla”.

Admitió que decidió ser médica cuando, a los 7 años, visitó en la unidad de cuidados intensivos del hospital a su padre, quien tenía problemas de salud.

“Tenía siete años y quería ver a mi papá. Lloré en el hospital, entonces el jefe del departamento dijo que me llevaría con él, pero me pidió que no llorara. Me dijo que fuera valiente y mantuviera la calma, y ​​acepté. No entendí lo que había allí, pensé que me hablaría y lo besaría. Le pregunté al médico si mi padre mejoraría y la respuesta fue que «él está aquí para tratar bien a los pacientes». Entonces le dije que yo también me haría médico para poder tratar bien a la gente.

No lloré… Pero cuando llegué a casa, me empecé a poner histérica, mi cuerpo tuvo que pasar por toda esta pesadilla, los enfermos que veía, los que sufrían ayuda, los que estaban al borde.. Todo lo que dije después en casa a mis familiares, así es que «me voy a hacer médico».

Fue puramente mi experiencia personal lo que me hizo tomar esta decisión. Todavía tengo esas imágenes. Experiencia traumática. No se debe permitir que los niños ingresen a la UCI”, dijo Matina Pagoni.

¿Qué dice sobre las amenazas que recibió en reiteradas ocasiones?

“Recibí amenazas… Estaba preocupada… Pero cuando decides salir a la calle, a hablar por televisión, aquí se requiere tranquilidad. Si te sientes muy inseguro, vas a la policía, de lo contrario respondes con calma. Hablo con gente negativa por el celular, y si al principio me insultaban, ahora me reconocen.

Creo que pasaremos la Semana Santa en el campo. Seguiremos vacunando, hay una nueva vacuna proteica para los que dicen tener miedo a los demás. Las tasas de incidencia irán disminuyendo paulatinamente, nos las arreglaremos con Omicron. Pero les pedimos amablemente a los ciudadanos que se vacunen por tercera vez”, resumió la Sra. Pagoni su discurso.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores