Los detenidos en el caso de Alkis Kabanos comenzaron a convertirse en cómplices

Los hooligans del fútbol arrestados en relación con el asesinato de Alkis Kabanos, de 19 años, la semana pasada rompieron el silencio sobre lo que sucedió esa fatídica noche, dijeron las fuentes el lunes, lo que les dio a los investigadores una mejor comprensión de los acontecimientos.

Se informa que ocho jóvenes más, detenido el domingo por la noche en Tesalónica, comparecerá ante el fiscal del miércoles al viernes. Los arrestos se realizaron sobre la base de órdenes emitidas por las autoridades investigadoras el domingo por la mañana. Los jóvenes enfrentan procesamiento por asesinato y dos intentos de asesinato.

El lunes, los detenidos comparecieron ante un juez de instrucción y se les dio un plazo para preparar su defensa.

Los siete detenidos son griegos y un ciudadano albanés, de entre 19 y 22 años, que han sido identificados como participantes en ataques fatales en la región de Harilau, poco después de la medianoche del pasado lunes.

Sospechoso de 23 años que huyó a Albania

Otras tres personas han sido identificadas en el mismo caso, incluido un hombre de origen albanés que fue detenido el miércoles pasado, así como dos personas que hasta el momento han evitado ser arrestadas. Se informa que uno de estos últimos, un joven de 20 años, huyó a Albania un día después del asesinato, y se emitió una orden de captura internacional en su contra.

Se informa que el martes por la tarde, en el área metropolitana de Omonia, fue arrestada otra persona, a quien la policía buscaba desde hace 3 días, un griego de 25 años que, a diferencia de los demás, vive en Atenas.

Todos los sospechosos son aficionados del club de fútbol PAOK de Tesalónica y miembros de varias asociaciones de aficionados.

Seis de los ocho detenidos el domingo tenían antecedentes por problemas legales relacionados con tenencia de armas ilegales, daños y desórdenes públicos e incidentes en estadios.

El niño arrestado el miércoles y otro hombre que logró escapar a Albania atacaron a dos fanáticos del Aris en marzo de 2019 en el mismo lugar donde mataron a Alkis Kabanos. El primero fue identificado como golpeando a Kabanos en la cabeza con un garrote. Además, el cuchillo que mató a Cábanos a puñaladas tenía las huellas dactilares de otro de los detenidos el domingo.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores