Consejos del anciano atonita Gabriel de Karey y la historia de la aparición de la Madre de Dios

El élder Gabriel habla sobre la tradición de la iglesia de Athos. ¿Por qué santo orar? – Algunos jóvenes predicadores escucharon la tradición de la iglesia de orar a los santos con necesidades especiales.

Se pueden entender, porque esta tradición en la práctica parroquial a menudo se lleva al punto del absurdo.

***

En el momento de las pruebas difíciles, es muy importante recordar lo principal. Y lo más importante – esto es lo que. Un hombre perdido en la fe le dijo una vez a una niña:

“Te daré una naranja si me muestras dónde está Dios”.

A esto escuchó la inusual respuesta del niño:

“Y te daré una naranja si me muestras dónde no hay Dios”.

Dios está en todas partes, y esto es lo más importante que debemos recordar.

Mira a tu alrededor, ¿qué vemos en nuestra vida? Absurdo. El mundo destruye a propósito a sus seguidores y admiradores, y ellos se aferran a él como locos y lo siguen obstinadamente. Continúan creyéndole desinteresadamente, su propio asesino. En lugar de dedicar su vida a Dios, la gente en pánico trata de salvarla.

Mientras tanto, basta con leer las palabras de Nicodemo el Santo Montañero, pronunciadas por él en el día de la conmemoración de los Santos Padres que brillaron en el Santo Monte Athos. San Nicodemo dice: “¿Por qué los padres dejaron sus propiedades, sus familias, su patria, se fueron a una tierra extranjera y se reunieron aquí en la Montaña Sagrada? Sí, porque creyeron en la promesa de la Santísima Madre de Dios, la promesa dada por Ella a San Pedro de Athos. Y también creemos en la promesa de San Nil, el chorro de Mirra, de que mientras el Icono Ibérico de la Madre de Dios permanezca en la Montaña Sagrada, ningún peligro aguarda a los Athonitas.

Anteriormente, los monasterios de Athos estaban organizados de tal manera que cada monje, que vivía en un monasterio, podía convertirse en un anciano. Y así el anciano y su novicio vivían en el mismo monasterio. Y un día la novicia le dijo a la mayor:

– Geronda, quiero dejar la Montaña Sagrada.

El anciano trató de convencer al joven para que se quedara, pero este no quiso escuchar nada. Y finalmente, finalmente se decidió y se iba a ir al día siguiente. Y el anciano oró por él todo este tiempo.

Y por la noche, esta novicia ve a la Santísima Madre de Dios, vestida con ropas de abad y con un bastón de abad. Porque Ella es la Abadesa de la Montaña Sagrada. En la visión, estaba rodeada de muchos monjes y se movía de monasterio en monasterio, visitando las tumbas del monasterio. Y cuando Ella entró en la tumba de un monasterio, todos los monjes que descansaban allí resucitaron.

Fue de monasterio en monasterio, y pronto todos los monjes de la Montaña Sagrada resucitaron. Inmediatamente todos terminaron en el templo de Panagia en la cima del Athos.

Y vio la novicia del Señor Jesucristo y la Madre de Dios. Y a la derecha de Ellos estaban todos los monjes resucitados que alguna vez vivieron y descansaron en la Montaña Sagrada.

El Señor se dirigió a la Santísima Madre de Dios:

– Madre Mía, todos estos monjes son dignos de estar a Mi diestra. Mira sus heridas, úlceras y enfermedades. Ellos soportaron todo esto en trabajos por mi causa.

En ese momento, todos los monjes estaban atemorizados y temblando, al darse cuenta de que se estaba llevando a cabo un juicio. Y la Santísima Theotokos respondió:

“Bueno, cumplieron su promesa, dejaron sus familias, sus propiedades, su patria. Yo también tengo que hacer el mío. Ya que vinieron a la Montaña Sagrada y se quedaron aquí por Mi causa, ¡que así sea, Señor, conforme a Tu palabra!

El novicio, que vio todo esto, corrió asombrado por la noche hacia el anciano, lo despertó y le dijo:

– Geronda, nunca dejaré la Montaña Sagrada.

Athos Elder Gabriel. Oración de San Haralmpia sobre cómo detener la epidemia

Basado en materiales Portal de información del Monte Athos

.



Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores