Kifissia: Pandilla atacó a menores para robarles – Adolescente de 14 años en hospital

La policía griega dio la alarma el sábado a las 22.30 horas cuando se supo que una banda de unos 20 jóvenes gitanos había atacado a un grupo de cuatro adolescentes que paseaban por la zona de Kifissia para robarles.

Dos menores lograron escapar, mientras que a los otros dos los golpearon y les quitaron los teléfonos móviles. Uno fue golpeado al mismo tiempo. [стеклянной] botella en la cabeza.

Según la policía, el joven de 14 años fue trasladado al hospital con heridas leves.

No se encontraron criminales…

El problema de la delincuencia juvenil entre los gitanos se ha vuelto especialmente urgente en los últimos años. Las autoridades aún no han encontrado (o no quieren buscar particularmente) métodos que puedan cambiar esta situación.

Se sabe que el poder judicial y la policía, por diversas razones, tienen miedo de tocar a los romaníes. Las razones de esto son políticas, la comunidad gitana en Grecia es una fuerza política grande y bastante bien organizada, y también tiene muchos defensores por parte de organizaciones de derechos humanos, y de carácter personal- hay muchos problemas con los gitanos, protestan agresivamente durante los juicios, ejerciendo así una fuerte presión sobre el tribunal.

Durante un incidente reciente, una persecución policial fue Adolescente de 16 años baleadoen un coche robado con dos miembros de la tribu. Los policías que iniciaron el tiroteo durante la mogonía, apenas logró escapar de la cárcel

Se registraron repetidamente casos cuando los qigans intentaron tomar asaltando las salas de audiencias. También se conocen casos de amenazas y violencia contra jueces, fiscales y policías, así como contra sus familias.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores