Despedida mañana de niña de 14 años que murió en Lamia por coronavirus

Mañana será el funeral de una colegiala de Lamia, que falleció por complicaciones del coronavirus. El examen forense reveló edema pulmonar.

La niña tardó solo una semana en combatir de manera desigual el coronavirus. Después de un repentino deterioro de su estado, fue trasladada al Hospital General de Lamia, pero los médicos se sintieron impotentes.

El martes 7 de diciembre, en la Iglesia de San Atanasio en Galaneika, a las 11 de la mañana, familiares, amigos, compañeros y profesores se despedirán de la colegiala que falleció tan repentinamente, informa lamiareport. Gramo. El funeral tendrá lugar en el pueblo de Stirfaka (Lamia).

La familia hace un llamamiento a todos los que vienen a despedirse de ella en la iglesia, rechazan las coronas y hacen una contribución factible al fondo de San Atanasio depositando una donación en una caja especial cerca de la entrada de la iglesia.

La autopsia reveló que «hubo edema pulmonar, están pendientes los resultados de otros reconocimientos médicos». Un alumno de tercer grado del 4o bachillerato de la ciudad enfermó de coronavirus el 29 de noviembre, pero sufrió la infección con mucha facilidad. La niña fue atendida en su casa y llevada al hospital. cuando era demasiado tarde… Se informa que los padres se oponían activamente a la vacunación y no creían en el coronavirus. El sábado por la mañana, su madre llevó a la niña al Hospital Lamia con dolores en el pecho. Mientras los médicos intentaban intubarla, tuvo varios paros cardíacos, informó brevemente KTG. El hospital dijo en un comunicado que la niña no estaba vacunada y que su muerte estaba relacionada con una complicación de Covid que afectó el corazón de la niña.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores