Comienza el juicio del curandero en el caso de los 12 asesinatos

El juicio del curandero de 48 años, por 12 cargos de asesinato y 14 intentos de asesinato de pacientes con cáncer, a quienes prescribió hierbas medicinales, tuvo que ser pospuesto luego de que el acusado declarara su mala salud.

El tribunal de Atenas dictaminó que el principal acusado tendría que autorizar a su abogado para que lo representara. El juicio se reanudará el 23 de noviembre.

El primer día del juicio, en el que participaron 16 coacusados, uno de los cuales era monja, se dedicó a otras cuestiones procesales, como trasladar el juicio a un lugar más amplio.

En declaraciones de prensa ante el tribunal, un paciente de cáncer que se autodenomina médico dijo que le pidió 17.000 euros por tratamiento, entre vitaminas y alucinógenos.

El hijo de otra víctima dijo que el principal imputado, que afirmó ser un médico formado en Suiza, pidió entre 10 y 15 mil euros por el tratamiento a base de hierbas de su padre.

El sospechoso afirmó ser investigador de un centro médico suizo especializado en cirugía pediátrica y oncología pediátrica y pionero en nuevos tratamientos.

Un abogado de familias cuyos hijos menores murieron mientras eran tratados por un charlatán, destacó que sus clientes “confían plenamente en la justicia griega. Quieren un castigo ejemplar para los acusados ​​».

En un memorando de 300 páginas presentado a la corte, la abogada Angélica Curinioti sostiene que el sospechoso, quien se presentó a los pacientes como “Dr. distribución de drogas ilegales y tergiversación por parte de un profesional de la salud.

El «Dr. Nikos Kontos» fue presentado a pacientes con cáncer terminal o severo a través de una red de asociados y conocidos.

Haciéndose pasar por un «herbolario experimentado», aunque sin un título médico formal, el sospechoso se declaró culpable de los cargos de fraude, pero niega cualquier intención de cometer algún delito.

Después de su arresto el año pasado, Kontotanasis se disculpó con las familias de tres pacientes que murieron después de su tratamiento, pero negó alentarlos a reemplazar el tratamiento que estaban recibiendo con fondos de curanderos que compró en línea. Se descubrió que algunos de estos eran cannabis.

Admitió que no era un neurocirujano certificado por la junta u otro profesional de la salud, como informó a sus pacientes y sus familias, pero dijo que se consideraba un experto en botánica y, por lo tanto, podría ayudar a los pacientes que luchan contra enfermedades graves.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores