Cable impactante Turquía

La implementación del proyecto para la interconexión de las redes eléctricas entre Grecia y Egipto será una prueba decisiva para las relaciones greco-turcas en los próximos meses, dijo el observador de la publicación oficialista «Katimerini» Vasilis Nedos.

El cable que se va a tender conexión de redes eléctricas en Grecia y Egipto, pasará por la zona que está demarcada de facto entre Atenas y El Cairo desde agosto de 2020 y es garantía de la legitimidad internacional del proyecto. El problema es que, desde el punto de vista de Turquía, tal interconexión entre Grecia y Egipto pasaría por las áreas delimitadas entre Ankara y el anterior gobierno de unidad nacional libio.

La reacción retórica extrema de Ankara en los últimos días atestigua la irritación de los turcos, pero sobre todo, la administración de Erdogan está enfurecida por la actitud de El Cairo hacia este proyecto. Desde Atenas, el presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi expresó el deseo de exportar el gas natural de su país a Europa, con Grecia como primer punto de entrada.

El Cairo no está interesado en Turquía por razones que van más allá de las cuestiones políticas. Las abundantes reservas de gas natural en Egipto, así como en Israel y la República de Chipre, en su conjunto, podrían crear una fuente de gas alternativa para la UE con una capacidad de mercado de más de 600 millones de personas, así como crear un mercado para Egipto. Si a esto le sumamos el enorme potencial de generación de energía solar en el desierto (ya mencionado por el primer ministro Kyriakos Mitsotakis), queda claro que Egipto puede ser una fuente de energía alternativa confiable para Europa.

Memorando libio-turco sobre la división de zonas de intereses económicos a partir de 2020, que incluyó «accidentalmente» una parte del territorio de Grecia

La reacción de Turquía está relacionada con el hecho de que, a pesar de los intentos de Ankara de reunirse con El Cairo, el gobierno de Sisi establece una serie de condiciones inquebrantables que Recep Tayyip Erdogan no puede cumplir. El primero se refiere, por supuesto, a la ruptura de los lazos con los Hermanos Musulmanes. El segundo, y el principal, se refiere a la posición inquebrantable de los egipcios sobre la cuestión libia. El Cairo dijo que los turcos tendrían que abandonar Libia por completo para llegar a un acuerdo.

Este factor parece extremadamente difícil de satisfacer por parte de Erdogan, que presenta a Libia en casa como un ejemplo sobresaliente de la implementación exitosa del neo-otomanismo, pero también peligroso para los intereses griegos de la ideología llamada «Patria Azul». Una posición muy clara de temas como Estados Unidos sobre el tema de Libia, es decir, la referencia a la necesidad a priori de la retirada de todas las fuerzas extranjeras y sus mercenarios del país cierra cualquier ventana que Erdogan pudiera utilizar en esta dirección para jugar la carta «anti-rusa».

A los observadores experimentados les preocupa que Ankara ponga a prueba el acuerdo greco-egipcio para demostrar que la Patria Azul no es una ideología abstracta, sino una realidad por la que Turquía está dispuesta a luchar. Ya en la reacción de Ankara (públicamente y entre bastidores), el tendido del cable no se ve como un paso abstracto, sino como un desafío a la plataforma continental, es decir, a los derechos soberanos de Turquía, que desde el principio proclama un movimiento más dinámico en su defensa.

Para Atenas, por supuesto, no puede haber una retirada, ya que es un acuerdo que sigue los límites de un rumbo perfectamente legal (desde el punto de vista de Grecia), dentro de un territorio que ha sido demarcado de una manera que es incondicionalmente compatible con el derecho internacional y tiene plena vigencia. Sin embargo, la experiencia del intento de investigación de oleoductos de Nautical Geo se ha convertido en un gran irritante para Turquía. Y ahora, si Ankara decide avanzar en este tema, tendrá que enfrentarse no solo a Grecia, sino también a Egipto.

Memorando libio-griego sobre la división de zonas de interés económico a partir de 2020

Al sur de Creta

Uno de los principales escenarios bajo consideración es la posibilidad de un anuncio a largo plazo de la exploración de Ankara en el sur de Creta para crear obstáculos a cualquier operación de tendido de cables. Esto, de hecho, prepara a Atenas para la posibilidad de desarrollar un escenario a la «Orus Reis», esta vez con la participación de un tercer país: Egipto. La flota, por supuesto, está preparada y en excelentes condiciones, lo que es mérito del experimentado liderazgo de la Armada, a pesar de las dificultades asociadas con el hecho de que la columna vertebral del mando de la fragata a menudo alcanza y supera los cuarenta años.

Al mismo tiempo, Atenas se prepara para la especialización militar del pacto de defensa greco-francés. El jefe de GEETHA (Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Grecia) Konstantinos Floros estuvo en París durante dos días, jueves y viernes, donde sostuvo discusiones sustantivas además del vuelo simbólico sobre el caza Rafale. El Sr. Floros los llevó a cabo con su homólogo francés Thierry Burcard para comenzar a planificar la presencia, posición y estación de las tropas francesas en Grecia, así como ejercicios conjuntos. En 2022, según la primera información, se esperan varias pequeñas capacitaciones conjuntas, así como un gran ejercicio interdisciplinario bidireccional.

Los canales de comunicación están abiertos

En este entorno, está claro que Atenas quiere mantener abiertos sus canales. Además de la posibilidad de una comunicación constante entre el asesor diplomático del primer ministro Eleni Sorani e Ibrahim Kalin, se está intentando mantener en la superficie la llamada «agenda positiva». Los dos viceministros responsables, Costas Frangogiannis y Sedat Onal, se reunirán sobre este tema a principios de noviembre. Sin embargo, quizás la reunión más importante de los últimos días fue la reunión del ministro de Defensa Nacional Nikos Panayotopoulos con su homólogo turco Hulusi Akar, al margen de la reunión ministerial de la OTAN en Bruselas. Akar es un firme partidario del equilibrio intergubernamental de Turquía y uno de los interlocutores de mayor confianza en Occidente.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores