Grecia: escaneo de redes sociales y responsabilidad penal

El gobierno griego se está tomando en serio a los negacionistas de vacunas y a los distribuidores falsos. Takis Theodoricakos, ministro de Protección Civil, ordenó el escaneo de las redes sociales.

Las autoridades pretenden detectar con prontitud a los divulgadores de información falsa sobre la efectividad de las vacunas y sus peligros. El “tsunami” de desinformación digital está creciendo y se está convirtiendo en una “bomba” que arde lentamente y amenaza la salud pública.

La orden de Theodoricakos está dirigida tanto a los usuarios que difunden falsificaciones sobre las vacunas como a negar a los padres. En cada caso, se espera la intervención del fiscal.

Vasilis Papakostas, Director de Investigación de Delitos Cibernéticos, fue designado como el principal ejecutor de su orden. Está diseñado para investigar rápidamente los orígenes y la identidad de los administradores de sitios web y cuentas de redes sociales que piden a los ciudadanos que tomen medidas relacionadas con la salud pública y la seguridad del estado. Los datos obtenidos serán cedidos a las autoridades judiciales. Luego de la investigación, se espera que se lleven a cabo las acciones previstas por la ley.

Ya la primera información recopilada por la Oficina de Investigación de Delitos Cibernéticos sugiere que se ha creado toda una «industria del fraude», que se esconde detrás de sitios web y grupos individuales de oponentes a las vacunas. Brindan asesoría legal sobre las «listas de precios» establecidas para que los ciudadanos no vacunados inicien reclamos, actuando en nombre de empresas inexistentes, e incluso brindan apoyo financiero.

Los agentes del orden están buscando datos incriminatorios sobre los administradores de estas páginas. Se señala que la incitación a la desobediencia por parte de los administradores del sitio web puede ser considerada un delito, ya que forman parte de la propagación de falsificaciones sobre el coronavirus. Es posible que el fiscal decida abrir una causa penal contra algunos de ellos.

También se espera la intervención fiscal para los padres que nieguen las medidas establecidas contra el coronavirus y presenten denuncias contra los docentes que cumplen con la ley. La Fiscalía de Primera Instancia, en conjunto con la instancia de apelación local, investiga con prontitud el presunto delito de la actuación de los padres contra los profesores. Una vez reconocidas como tales, las autoridades actuarán de conformidad con la ley. Yannis Oikonomou, un portavoz del gobierno, ya advirtió que los padres que nieguen las medidas impuestas por el gobierno contra el coronavirus enfrentarán la ley: “El gobierno y la comunidad educativa no pueden tolerar este comportamiento. Hay leyes, regulaciones e instrucciones claras específicas «.





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores