La inmunidad colectiva es una ilusión

La cepa Delta no permite la formación de inmunidad colectiva contra COVID-19, ya que continúa infectando incluso a los vacunados, como señaló el profesor Andrew Pollard, jefe del grupo de Oxford para el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus. Los científicos de investigación están colaborando con el fabricante de vacunas AstraZeneca, informa la BBC.

Pollard cree que la transmisión del virus no se puede detener incluso si todos están vacunados, incluidos los niños. Propuso centrar la atención de los médicos en aquellos que ya están enfermos de coronavirus severo para optimizar su tratamiento.

Según el profesor, las vacunas utilizadas tienen el efecto de proteger contra enfermedades graves y la muerte, pero no protegen de la infección a otras personas más sanas. Andrew Pollard también destacó que el sistema inmunológico de los vacunados recordará durante varias décadas que recibieron dos dosis de la vacuna, y los protegerá del COVID-19.

Anteriormente, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que es necesario introducir una moratoria sobre la revacunación, al menos hasta finales de septiembre. En otras palabras, detenga la revacunación del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud ha informado que existe una disparidad en el acceso a las vacunas contra el coronavirus en todo el mundo. Hay un número significativamente menor de personas en los países pobres que se han vacunado o recibido al menos una dosis de la vacuna que en los países más ricos.

Muchos expertos de diferentes países se han pronunciado en contra de la vacunación masiva. Ahora, un conocido científico afirmó lo mismo. La idea es muy simple: tratar y aislar a los que ya están enfermos, pero no tocar a los sanos.

Este enfoque también se utilizó en la URSS. Los epidemiólogos y todas las instituciones médicas trabajaron en las áreas donde se desarrollaron las epidemias, haciendo todo lo posible por bloquear la propagación de virus por todos los métodos posibles. La población sana se protegió lo más posible de la infección. Las vacunas se han desarrollado cuidadosamente durante varios años, y solo después de pasar por una serie de etapas de pruebas se usaron para vacunar a personas sanas que desean vacunarse. Si la salud de una persona era débil, entonces no se le recomendaba la vacunación e incluso estaba prohibida, las personas con enfermedades crónicas y graves recibían tratamiento médico de inmediato.

¿Cuánto tardaron los científicos de Gran Bretaña en comprender estas sencillas verdades y confirmar al mundo entero los principios que los médicos y epidemiólogos de la URSS y Rusia conocían desde hacía mucho tiempo?





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores