19 de mayo – genocidio de los griegos del Ponto: día de duelo, día de duelo

19 de mayo – Día en memoria del genocidio de los griegos pónticos.

Se informa oficialmente de más de 300.000 muertes, mientras que el Consejo Central de los Pontianos (Κεντρικό Συμβούλιο Ποντίων) en el Libro Negro (Μαύρη Βίβλο) menciona 353.000 víctimas de genocidio.

El genocidio de los griegos pónticos es la masacre y deportación de la población griega en la región del Ponto, cometida por los Jóvenes Turcos entre 1914 y 1923. Los sobrevivientes de la masacre sin precedentes huyeron a Ano Pontos (en la URSS) y, después del desastre de Asia Menor en 1922, a Grecia. La literatura internacional y los archivos estatales de muchos países contienen numerosos testimonios del genocidio cometido contra los habitantes pónticos del Imperio Otomano. Tuvo lugar en paralelo con el genocidio contra otros pueblos, armenios y asirios, por lo que algunos investigadores consideran las persecuciones separadas como parte de una política única de genocidio contra griegos o cristianos de Asia Menor en su conjunto.

Referencia histórica

Después de la caída de Constantinopla en 1204, bajo la invasión de los cruzados en las tierras de Bizancio, además de los principados de los cruzados y los territorios de las repúblicas italianas, se formaron tres formaciones bizantinas principales: el Imperio de Nicea, el Epiro despotado. y el Imperio Trebisonda. La vida y la agonía del mundo bizantino continuaron durante otros dos siglos y medio, hasta la rendición de Constantinopla en 1453 a los turcos.

Rodeado por el mundo musulmán, el Imperio Trebisonda sobrevivió a la caída de Constantinopla durante solo 8 años. Como Trebisonda se rindió sin luchar, la escala de destrucción aquí fue menor. Sin embargo, la población se redujo drásticamente. Parte de la nobleza fue reubicada por los turcos en Constantinopla y se estableció en el barrio de Fanar. 1.500 jóvenes pontianos fueron llevados a los jenízaros. La población de Trebisonda se redujo a 3 mil personas.

La población griega de Ponto, que ascendía a 250 mil personas a principios del siglo XV, disminuyó y, con toda la mejora parcial de la situación, en 1520 ascendía a 180 mil personas.

La población de Ponto conservó su identidad, idioma y, en su mayor parte, la fe ortodoxa. El criptocristianismo estaba muy extendido entre quienes se convirtieron al Islam. En 1856, aprovechando las reformas otomanas, 5.000 pontianos regresaron a la ortodoxia. En 1916, cuando el ejército ruso ocupó Trebisonda, en las casas de los turcos adinerados, los oficiales rusos los encontraron en los sótanos de la capilla y, gritando «ortodoxos», besaron a los propietarios y se arrodillaron frente a los iconos.

La información sobre la lucha de liberación de los pontianos en los siglos posteriores a la caída del Imperio de Trebisonda es incompleta. No hay información confiable sobre actuaciones en esta remota región de habla griega en el contexto de numerosos levantamientos en la Grecia continental.

La Revolución Griega (1821-1829), que condujo a la restauración del estado griego, estuvo marcada por la participación en ella de personas de origen póntico, principalmente miembros de la familia Ypsilanti, pero estos hechos no afectaron directamente el territorio del Ponto. Al mismo tiempo, geográficamente aislados del mundo de la Grecia continental, el archipiélago y el oeste de Asia Menor, los griegos del Ponto conservaron la forma arcaica de la lengua griega hasta tal punto que Jacob Fallmerayer, quien en su teoría «acusó» los habitantes modernos de la Grecia continental de origen eslavo, consideraban a los pontianos como continuos sucesores de tipo griego.

Los flujos migratorios de la población griega ortodoxa desde el territorio de Ponto ocupado por los otomanos estaban predeterminados por la proximidad a los correligionarios Georgia y el Imperio ruso.

Desde el siglo XVI, los otomanos han concedido autonomía a la región de Gumushhane de la diócesis de Chaldia, a 115 km al sur de Trebisonda. El motivo fue la actividad metalúrgica de la población póntica, principalmente la producción de plata y la acuñación de monedas.

La migración de metalúrgicos pónticos a la vecina Georgia se ha observado desde mediados del siglo XVIII. En el período de 1801 a 1856, hasta 100 mil pontianos cruzaron la frontera rusa y se establecieron en Georgia. En general, la diáspora póntica en el territorio del Imperio ruso, en vísperas de la Primera Guerra Mundial, representaba el 50% de la población griega del Ponto.

En 1878, cuando las tropas rusas ocuparon Kars, a instancias de las autoridades, 75 mil pontianos se trasladaron a la nueva región de Kars. Al comienzo de la Primera Guerra Mundial vivían allí 73,4 mil armenios, 32,5 mil griegos, 22,3 mil rusos y 147 mil musulmanes, de los cuales 63,5 mil eran turcos, el resto eran kurdos, karapapajs y tártaros.

Primera etapa

Vlasis Agdzidis, un historiador moderno de ascendencia póntica, escribe que la Primera Guerra Mundial proporcionó al nacionalismo turco el marco político necesario para llevar a cabo un plan de exterminio de la población cristiana del imperio. La persecución comenzó en el este de Tracia, con la deportación forzosa de la población griega. Siguieron persecuciones contra los griegos de Jonia, que culminaron con el genocidio de la población de Ponto. Las víctimas de la limpieza étnica fueron la población cristiana indígena, a excepción de los levantinos y algunos cristianos turcos.

Según Agdzidis, cristianos monofisitas (armenios, asirios), cristianos ortodoxos (griegos del Ponto, Jonia, Capadocia y Tracia, así como sirios en el sur del imperio), protestantes (armenios y griegos) y católicos (armenios y árabes) contaba con unos 4 millones de personas.

La segunda etapa del genocidio póntico

El 19 de mayo de 1919, Mustafa Kemal (el futuro Ataturk) llegó a Samsun. Pidió una reunión con el metropolitano alemán, quien, según su propia descripción, durante el «período de triunfos nacionales» consideró innecesario este encuentro. Después de pasar 20 días en Samsun, Kemal fue a Sivas, de donde comenzó a fluir información sobre las actividades de las primeras parejas turcas (en las memorias de las «bandas turcas» alemanas). Herman escribe con pesar que los planes de Kemal se realizaron con un retraso, de lo contrario la eliminación de Kemal y su movimiento de raíz no habría sido difícil. Fue el 19 de mayo, día de la llegada de Kemal a Samsun, que posteriormente fue establecido por las organizaciones pónticas como la fecha para el inicio de la solución definitiva del asunto póntico y se celebra como el día de recuerdo de las víctimas del genocidio póntico. . Aquí hay una profunda divergencia en la evaluación de Kemal y su movimiento entre parte de la historiografía griega y turca oficial.

Etapa tres. Pacto sobre el intercambio de población entre Grecia y Turquía (1918-1923)

El avance de los turcos en el frente en el oeste de Asia Menor en el verano de 1922 condujo a la evacuación del ejército griego y la consiguiente masacre en Esmirna y el desastre de Asia Menor. Los acontecimientos provocaron un levantamiento del ejército antimonárquico en Grecia en septiembre de 1922.

E. Venizelos, quien encabezó la delegación griega a la Conferencia de Paz de Lausana, se inclinó a poner fin a las guerras de diez años del país, utilizando al «Ejército de Evros» como amenaza y arma diplomática, pero se comprometió a abandonar Tracia Oriental dentro de el nuevo estado turco.

El historiador Georgios Mavrokordatos escribe que el acuerdo del 30 de enero de 1923 sobre el intercambio de población fue «un evento inesperado y trágico». En las negociaciones, Venizelos condenó la idea de un intercambio forzoso y lamentó que se hubiera vuelto necesario. Su declaración decía:

“La naturaleza violenta del intercambio de población entre Grecia y Turquía fue recibida con especial antipatía por el gobierno y la delegación griegos. La delegación griega ha declarado en repetidas ocasiones que está dispuesta a abandonar el intercambio forzoso si se permite el regreso sin obstáculos de la población griega. Con este llamamiento, la delegación consideró que de esta manera se protegía el derecho fundamental de toda persona a vivir en su país de origen y vivir allí libremente. Grecia, a cambio, estaría feliz de retener en su territorio a una población contra la que no quiere tomar medidas excepcionales. Lamentablemente, la otra parte no quiso estar de acuerdo con estas propuestas y se debe redactar y acordar la Convención sobre el intercambio forzoso «.

La mayoría de la población griega superviviente ya había huido del territorio turco, y Turquía se negó a aceptarlo. Por el contrario, toda la población musulmana permaneció en Grecia. Las autoridades griegas siguieron tratándolo con humanidad, sin afectar también a su propiedad, a pesar del grave problema del alojamiento de los refugiados. Ismet Inonu, quien encabezó la delegación turca, no quiso escuchar sobre el regreso de los refugiados a sus hogares e ignoró todas las reiteradas propuestas de Venizelos sobre este tema. Debido a la posición turca, Fridtjof Nansen y luego Lord Curzon consideraron inevitable el intercambio de población.

Según las cifras de Agzidis, de los 2,2 millones de habitantes griegos de la región, 1,5 millones llegaron a Grecia. Christina Koulouri cita el número de 1.220.000 cristianos y 525.000 musulmanes intercambiados. Otras fuentes dan cifras de 1.650.000 griegos y 670.000 musulmanes.

La mayoría de los griegos en Asia Menor y Tracia oriental ya se han visto obligados a abandonar sus hogares, exclusivamente por la fuerza. El procedimiento de intercambio oficial en realidad afectó solo a 190 mil griegos que aún permanecían en territorio turco y a 355 mil musulmanes de Grecia. La gestión de la propiedad de los refugiados se transfirió a los estados. Al mismo tiempo, Agdzidis señala que la propiedad inmobiliaria y propiedad de los griegos era diez veces mayor que la de los turcos. La religión era el criterio para el intercambio.

La existencia de musulmanes de habla griega y cristianos ortodoxos de habla turca en Capadocia podría crear problemas en el intercambio forzoso si se eligiera otro criterio, como el idioma o el origen. A primera vista, los números sugieren que el intercambio fue más difícil para Turquía. Sin embargo, a estas cifras, las fuentes suman 950 mil griegos que huyeron de Turquía entre agosto y diciembre de 1922 para evitar la masacre. Para Turquía, el beneficio fue que también aseguró legalmente que ninguno de los griegos de la catástrofe de Asia Menor regresaría. El estado griego recibió las tierras de los turcos (de manera similar al turco) para albergar a los refugiados. Todo esto no disminuye la tragedia del violento intercambio que han vivido cientos de miles de personas.

Como resultado de operaciones punitivas, masacres, ejecuciones, según Panaret Topalidis, fueron exterminados:

Otomanos en el período 1914-1918. 170.576 Poncianos; Kemalistas en el período 1918-1922. 119,122 pontianos; en total, Topalidis cita una cifra de 289 698 personas que murieron durante el genocidio del Ponto, es decir, el 41,56% del total de 697 mil personas que contó de la población indígena griega del Ponto.

G. Valvanis, basado en el Libro Negro del Consejo Central de los Poncianos en Atenas, da una cifra de 303 mil pontianos que murieron antes de 1922 y 353 mil que murieron antes de marzo de 1924. La cifra dada por Valvanis supera el 50% de la población griega indígena de Pontus.

«¡Pontus está vivo!» (Ζει ο Πόντον!)

El fin del genocidio de la población cristiana del Ponto por el nacionalismo turco privó a los griegos del Mar Negro de su Patria. La mayoría de los griegos supervivientes se vieron obligados a establecerse en Grecia. Sin embargo, un número significativo de ellos permaneció en el territorio de la Unión Soviética, después de haber pasado por todas las fases del experimento político con sus lados positivos y negativos. Manteniendo sus pasaportes griegos emitidos después de las revoluciones de febrero y octubre, los refugiados del Ponto también fueron sometidos a la práctica nacional del estalinismo en las décadas de 1930 y 1940, y fueron deportados a Asia Central y Kazajstán. La ironía de la historia también radica en el hecho de que los refugiados pónticos y sus hijos, que luego se unieron al Partido Comunista de Grecia y participaron en la guerra civil en Grecia, recibieron asilo político en la URSS y terminaron en Tashkent, donde (muchos ) encontraron a sus familiares deportados a Asia Central por las mismas autoridades soviéticas.

La escasa repatriación de los pontianos desde la URSS continuó hasta los años 90 del siglo XX y se reanudó con renovado vigor con el colapso de la Unión, especialmente desde regiones donde se produjeron enfrentamientos militares como Abjasia.

Actitud de Grecia ante el genocidio del pueblo póntico

Por el genocidio de los griegos pónticos, se necesita mucho más que su reconocimiento legal formal, como lo ha hecho el estado griego hasta ahora, dicen historiadores y expertos en la materia.

«Como hemos visto en muchos casos relacionados con problemas nacionales, económicos y sociales, la existencia de algunas leyes no significa nada especial, especialmente en Grecia, donde algunas funciones institucionales comienzan y terminan en el papel. Si no hay voluntad política, las leyes son solo papel. «- escribe el sitio web newsbreak.gr.:

«El reconocimiento oficial por parte del estado del genocidio de los griegos pónticos por parte turca debe ser significativo. Esto significa que la entidad estatal debe prestar la debida atención a este gran evento, que causó un daño irreparable a nuestro pueblo. Además, el griego La maquinaria diplomática debe aprovechar la favorable situación internacional, avanzar con cuidado y rapidez en la cuestión del reconocimiento internacional del genocidio de los griegos pónticos por parte de los turcos. ¡El mejor tributo a nuestros invencibles antepasados ​​es la acción! «

Una fuente





Source link

El trabajo periodístico de alta calidad no puede ser gratuito, de lo contrario se vuelve dependiente de las autoridades o de los oligarcas.
Nuestro sitio se financia únicamente con dinero publicitario.
Desactive su bloqueador de anuncios para seguir leyendo las noticias.
Saludos cordiales, editores